LA EDIFICACIÓN
DE UN LÍDER

 

 

 

POR

RUSS TATRO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Living Word Missions, Inc.
P.O. Box 687
Wilmington, MA 01887   U.S.A.

 

 

CONTENIDO

CONTENIDO *

INTRODUCCIÓN *

PARTE UNO: SERVIR *

SERVIR: ATRIBUTO DE UN LÍDER *

SERVIR: TENER UN CORAZÓN POR LA GENTE *

SERVIR: LA HUMILDAD ES UNA NECESIDAD *

SERVIR Y EL MINISTERIO DE AYUDAS *

PARTE DOS: VISIÓN *

LA VISIÓN CELESTIAL *

LA NECESIDAD DE LA ORACIÓN *

IMPARTA LA VISION A LA GENTE *

IMPLEMENTE LA VISIÓN *

UD. NO PUEDE HACERLO SOLO *

LA IMPORTANCIA DEL TIEMPO CORRECTO *

PARTE TRES: FORTALEZA, VALOR Y OBEDIENCIA *

LOS ESENCIALES DEL ÉXITO *

PARTE CUATRO: CLAVES PRACTICAS DE LIDERAZGO *

NO PERSIGA EL TALENTO *

COMUNICACIÓN *

EXPRESE APRECIO *

PROTEJA SU LLAMADO *

MANEJANDO CAMBIOS DE PERSONAL *

NO MINISTRE DE SUS HERIDAS *

PARTE CINCO: APOYANDO A SU LIDER *

EL PAPEL DEL SEGUNDO HOMBRE *

POSDATA: EL PAPEL DEL SEGUNDO HOMBRE *

EPÍLOGO *

INTRODUCCIÓN

Empezaremos con una definición simple de liderazgo. Ud. debe de saber lo que es un líder antes de que pueda ser uno efectivo. Un líder es uno que motiva, inspira, desafía, anima, entrena y equipa. Tome un momento y considere estas palabras. Espero que esta definición de liderazgo se plante en su espíritu y su mente.

Un líder efectivo debe de motivar, inspirar, desafiar, animar, entrenar y equipar a la gente para que cumplan la voluntad perfecta de Dios y Su plan para sus vidas. Muchos líderes tienen eso confundido. Muchos creen que su propósito es hacer que la gente los siga. Ese es el problema. Como líder, Ud. los está apuntando en la dirección incorrecta.

El liderazgo no fue diseñado por Dios para que sea el vehículo por el cual Ud. se convierta en algo grande. Más bien, es una plataforma de la cual Ud. puede ayudar a otros a cumplir el plan de Dios para sus vidas. Su motivación debe de ser la de ayudar a los otros a florecer. Un líder efectivo en el reino de Dios ayuda a las personas a alcanzar todo su potencial en Dios.

 

PARTE UNO: SERVIR

SERVIR: ATRIBUTO DE UN LÍDER

"Aconteció que después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel." (Josué 1:1-2).

Antes de que Ud. pueda ser un líder, Ud. debe primero ser un siervo. La palabra siervo es acentuada en los primeros dos versos del libro de Josué. Los líderes deben de ser siervos. Estos versos nos dicen que Moisés era un siervo a Dios. Nuestras vidas deben de complacer a Dios. Nosotros debemos de servirle a El.

Los líderes, y también los seguidores, deben de darse cuenta que todos somos líderes y seguidores a la vez. Yo estoy guiando miles de personas, pero también estoy siguiendo a otros líderes. Tengo gente a la cual estoy sometido. Me someto a su liderazgo.

Ud. podrá decir que es un siervo. Sin embargo, una cosa es decir que Ud. es un siervo y algo totalmente diferente cuando se trata de vivirlo. La mayoría de nosotros probablemente no entendemos completamente lo que significa servir. Lo siguiente son tan solo algunos de los significados de la palabra servir:

Servir 1. ser un siervo. 2. proveer servicio. 3. ser de ayuda. 4. suplir las necesidades. 5. ser usado provechosamente. (dicc. Webster).

Siervo para Dios

Lo primero y más importante es que se someta al liderazgo de Dios. Ud. se podrá preguntar: ¿Que significa eso para un líder? Simplemente significa que como un líder yo no estoy haciendo mis propias cosas; no estoy construyendo mi propio reino; no estoy construyendo mi propio ministerio. Sino que estoy haciendo lo que Dios quiere. En mi caso yo quería ser un Senador de los EUA Quería hacer lo mío. Dios dijo: "No. Yo quiero que seas un misionero". Porque yo soy Su siervo, mi respuesta fue: "¡Si Señor! Quiero hacer lo tuyo".

No permita que las ambiciones egoístas lo guíen fuera del camino que Dios ha puesto ante Ud. Por ejemplo, cuando comience a ir a congresos y conferencias, la tentación va a estar allí para que empiece a compararse Ud. mismo con otros. Ud. verá líderes (otros ministros) cuyos ministerios están creciendo y haciéndose más grandes. ¿Que hará Ud.? A la mejor se encontrará en una gran cruzada con un evangelista que tiene allí 100,000 personas. ¿Que hará Ud.? La tentación será que Ud. se sienta pequeño e inferior. Esos sentimientos de inferioridad pueden muy fácilmente guiarlo a edificar su ministerio sobre y de Ud. mismo. El tratar de imitar el nivel del vecino ha sido la causa de la caída de muchos líderes. ¡No caiga en esa trampa!

Sea un siervo de Dios; ¡Desee lo que El desea! Si Ud. es Su siervo verdaderamente, así lo hará. Eso quiere decir que Ud. hará lo que pide de Ud. Sométase a Su liderazgo, y lo servirá bien.

Siervo para Otros

"Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a la honra, prefiriéndoos los unos a los otros." (Romanos 12:10).

Aparte de ser un siervo para Dios, Ud. también debe de ser un siervo para otros. El corazón de un siervo es el de complacer a otros, no a uno mismo. Como líderes debemos de aprender a preferirnos los unos a los otros. Sin embargo, esa no es una cosa fácil en el ministerio. Todos quieren la plataforma; todos quieren estar a la vista del público; todos quieren ser reconocidos. Preferir a su hermano es dejar que alguien más tenga ese lugar.

Tome a Josué por ejemplo. Josué 1:1 nos dice que Josué era el ministro o siervo de Moisés. El era el hombre número dos. El pasó muchos años prefiriendo a su líder. El estaba haciendo lo que muchos de Uds. que están leyendo esto están haciendo: avanzando; haciendo lo que se les ha puesto enfrente. Podría decir que de alguna manera se había estado escondiendo detrás de Moisés. Cuando Moisés murió, Josué fue súbitamente empujado a la vista de todos.

Moisés había estado preparando a Josué. Como líder, Ud. también debe de preparar a aquellos que son sus siervos. Permitirles que florezcan. Muchas veces, el líder es tan dominante que termina haciendo todo, sin dejar espacio para que otros crezcan.

Yo viví en Liberia, Africa del Oeste, por tres años. Estuvimos trabajando allí, y el ministerio estaba creciendo. Teníamos aproximadamente ochocientos estudiantes en el Centro de Entrenamiento Bíblico de Monrovia, también con algunas escuelas es las áreas circunvecinas. Las cosas estaban saliendo bien cuando, de repente, vino una guerra. En junio de 1990 partimos en un viaje ya programado, después fuimos incapaces de entrar al país cuando era tiempo de regresar.

Perdimos todo lo que nos pertenecía; ropa, equipo de sonido, juguetes de niños, libros de bebés, y los libros con las fotografías de nuestra boda. Nuestros vehículos fueron destruidos por las bombas. La casa también fue destruida. Todo el equipo de nuestro ministerio....todo se había ido.

En dos años todo el equipo había sido restaurado. De hecho, todo se dobló en tamaño y magnitud. Aquellos que habíamos estado discipulando habían florecido cuando no pudimos regresar.

Durante el tiempo que estuvimos allí, estos discípulos/seguidores siempre nos deferían las cosas. Cuando estaba en la plataforma, estos jóvenes decían: "Oh, hermano Russ, Ud. predique." Ellos esperaban que yo fuera el que entrara en el Espíritu y se moviera en los dones. Ellos solo se sentaban. Aun así, encontré que empezaron a moverse una vez que yo ya estaba fuera del camino. Y empezaron a tener un impacto inclusive más grande que el que yo tuve.

Ud. debe dejar que la gente florezca. Permítales que se muevan en lo que ha estado poniendo en ellos y en lo que Ud. ha estado creyendo a Dios para ellos y en ellos. Muchas veces, tenemos temor de hacer eso.

Siervo para los Seguidores

Ud. no nada más debe de ser siervo del Señor y siervo a otros líderes, Ud. también debe de ser un siervo para los seguidores. Eso es un poquito más duro para la mayoría: "¿Quiere decirme que tengo que ser el siervo de.....las personas que me ven como ejemplo?" Dicho simplemente: Sí. Ud. debe de mantener el corazón de un siervo. Jesús nos dio el mejor ejemplo en Juan 13:13-14 cuando le dijo a sus discípulos: "Me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo el Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros." El señor tomo la parte de un siervo, lavando los pies de Sus propios discípulos. Eso es servir; cuanto más nosotros deberíamos ser siervos.

¿Alguna vez le han lavado los pies? ¿Alguna vez le ha lavado los pies a otro? ¿Que puede ser más humillante? Jesús usó esa ilustración para mostrarnos que aun como líderes debemos de mantener el corazón de un siervo. Recuerde, una cosa es que Ud. diga que es un siervo y otra enteramente demostrar servicio.

¡Escríbalo en un lugar prominente! Póngalo en algún lugar donde estará seguro que lo verá diariamente: "Yo soy un siervo. Yo soy un siervo. Yo soy un siervo". Eso no nada más es para los seguidores. Eso también es para los líderes. Debemos de ser siervos para la gente. No somos Señores; no somos amos. Somos siervos.

SERVIR: TENER UN CORAZÓN POR LA GENTE

"Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunte por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén. Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí, en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.

Cuando oí estas palabras me senté y lloré, he hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande, y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado". (Nehemías 1:1-6)

El libro de Nehemías nos da mucha información como líderes. En este tiempo en particular en la historia de Israel, Jerusalén había sido destruida. El ejército conquistador había entonces esparcido a los Israelitas. Esto pasa seguido en medio de la guerra. Es una táctica que destruye al enemigo. Lo hemos visto en Africa del Oeste. La gente no es capaz de regresar y pelear porque no tienen unidad; no tienen a nadie que los guíe y los dirija.

Nehemías se puso a orar, ayunar y llorar por su gente cuando recibió palabra de lo que le estaba sucediendo a los Judíos. Tenía un corazón por aquellos que habían sido esparcidos; es muy obvio por su oración. En la misma manera, los líderes hoy en día deben darse cuenta que nosotros también debemos de tener un corazón por la gente que guiamos. Ud. debe de estar dispuesto a derramar lágrimas; Ud. debe de estar dispuesto a orar; Ud. debe de estar dispuesto a ayunar. A Ud. le debe de preocupar la gente. Podrá tener, inclusive, un ministerio o una iglesia, pero Ud. no será el líder efectivo que Dios le destinó a ser a menos que Ud. tenga un corazón por la gente.

Podemos aprender mucho al estudiar la respuesta de Nehemías a la situación traída ante él. Nehemías fue al rey que servía y le dijo: "Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré." (Neh. 2:5) El había tomado su decisión, él iba a ir y servir.

Ud., como líder, estará sirviendo a Dios (el Rey) al servir a la gente. La palabra "gente" incluye aquellos que están salvos al igual que aquellos que no lo están. Sí, Ud. necesita servir a su congregación. Pero, ¿Que acerca de los perdidos y los que están falleciendo? ¿Que acerca de aquellos que son víctimas del crimen e inclusive aquellos que son criminales? ¿Que acerca de ellos? Es fácil volverse indiferente, insensible y endurecido. Por ejemplo, Ud. oye a la gente decir: Esa gente con SIDA, se merecen lo que tienen. Mira lo que están haciendo. Piense en esto: ¿En que estaba envuelto Ud. antes de venir al Señor? ¿No está contento de que Dios no se dio por vencido con Ud.?

Nehemías no se dio por vencido. Su corazón era para la gente y sus necesidades. Ud. debe de mantener esa sensibilidad. Por lo contrario, Ud. solo estará construyendo un ministerio. Yo no se Ud., pero yo quiero construir el reino de Dios. Yo quiero traer otros a Jesús y entonces ayudarles a experimentar la perfecta voluntad de Dios para sus vidas, así como yo estoy experimentando Su perfecta voluntad para mi vida. La salvación es lo máximo que hay, pero el camino apenas empieza allí.

Sea un siervo a todos los que le necesitan. Al servirlos, Ud. estará sirviendo a Dios. Si hace esto, encontrará una de las claves para un liderazgo efectivo. Vea lo que el apóstol Pablo tenía que decir: "Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número" (I Cor. 9:19).

Hace varios años, estaba yo en la iglesia Carismática más grande de cierto estado. Había predicado en esa iglesia varias veces a través de los años. Esta vez en particular, mientras estábamos terminando los preliminares durante el servicio, el pastor se inclinó y me dijo: "No te tomes más de cuarenta minutos porque quiero tomar una ofrenda para ti al final. Si te pasas de las nueve, alguna gente se irá; la ofrenda bajará, y yo no quiero que eso pase. Así que, no tomes más de cuarenta minutos."

Mi corazón se entristeció. El estaba operando en el reino de las emociones. El estaba operando en el reino de la carne. Podría haber sido con buenas intenciones, pero no es la manera en que Dios opera. Me quede sentado y pensé: "Oh Dios, Yo no estoy aquí por una ofrenda. Estoy aquí para suplir las necesidades de esta gente. Esta gente no son mi fuente de finanzas. Tu me proveerás." El pastor no estaba pensando en las necesidades de la gente. ¿Donde estaba la preocupación genuina del corazón?

Tuvimos uno de los moveres de Dios más maravillosos que yo haya experimentado. Predique por una hora y media, y nadie se fue. Cuando hube terminado, el Pastor tomó la ofrenda. Estaba impresionado. Dijo, "Esta ofrenda fue más grande que la ofrenda de la iglesia." Si me hubiera parado a los cuarenta minutos, mi motivación no hubiera sido la correcta.

Hoy, esa iglesia en particular tiene alrededor de ciento cincuenta personas. El pastor cayó en pecado, y no está en el ministerio hoy. Si Ud. no tiene un corazón y amor por la gente, está jugando con las cosas de Dios. No va a tener éxito. No importa que tan grande sea Ud.; si Ud. no mantiene un corazón por la gente, no será un líder efectivo. En la manera más clara.

Tomar Responsabilidad

Si Ud. va a ser un líder efectivo, las quejas paran con Ud. En otras palabras, Ud. debe de tomar responsabilidad por lo que pasa al igual que por lo que no pasa. No es la culpa de la gente. Yo viajo mucho, y estoy alrededor de muchos ministros. Seguido los oigo poniendo la culpa en la gente. Dicen cosas como: "Esta gente, nada más no responden. La gente nada más no se envuelven. Uno no puede hacer que hagan nada. Nada más no dan..." Y la lista sigue y sigue.

No culpe por todo a la gente. No es la culpa de la gente. ¡Vea las escrituras! La gente son ovejas; ellos son los seguidores. Es un hecho de que las ovejas necesitan pastores. Algunos de Uds. las están llamando ovejas "torpes", pero, ¿podría ser que las ovejas "torpes" son "torpes" a causa de su líder?

Más vale que tenga cuidado con lo que dice. Muchos problemas suceden porque nosotros como líderes no hemos motivado a la gente; no las hemos inspirado; no las hemos animado; no las hemos entrenado; no las hemos equipado; no les hemos dado los mecánismos para que tengan éxito. Diciéndolo claro, ¡no hemos hecho nuestro trabajo!

No trate de deshacerse de su responsabilidad como líder. Si la gente está enferma, ¿Que debería hacer? Enseñar sanidad. Si su gente está en pobreza, ¿Que debería hacer? Enseñe prosperidad. Enfóquese en cualquier área que la gente no esté respondiendo. Déles la Palabra de Dios con exactitud y que penetre por el Espíritu. Ud. necesita motivarlos, inspirarlos, desafiarlos, animarlos, entrenarlos y equiparlos. Ellos responderán a Dios cuando Ud. lo haga, pues El ha puesto dentro de cada persona el deseo de cumplir su plan. Sin embargo, es su trabajo y es mi trabajo sacarlo de las personas.

Yo trabajé para una compañía de ingeniería solar cuando asistí a la escuela bíblica. Dios me bendijo con mi trabajo. Estaba en una posición de gerencia y todo iba bien. De hecho, gané mucho dinero como Gerente de Operaciones de la oficina de Tulsa durante mi último año en la escuela.

Recuerdo una vez cuando tuvimos un mes malo. Creo que habíamos perdido $140,000 dlls (era una operación con un extenso presupuesto). El presidente de la compañía vino. Y bueno, ¡Me hizo pasar un mal rato! Me dijo: "Es tu culpa."

"¿Mi culpa? Algunos de nuestros vendedores se emborracharon, y algunos otros renunciaron. Tuvimos muchas tormentas de nieve. Los días festivos nos sacaron de balance también."

"Es tu culpa."

"No, no, Ud. no me oyó. El problema fue que un montón de estos tipos..."

"Es tú responsabilidad. Yo te puse a ti a cargo. Te he dado la autoridad para dirigir la operación. Haz cualquier cosa que se necesite para hacerla un éxito."

Yo estaba enojado. Me empecé a decir a mi mismo: "Yo era un vendedor. Pues iré y venderé este equipo yo solo." Yo era bueno para vender. Sabía como hacerlo, pero yo no era veinticinco personas. Yo no podía hacer lo que se necesitaba hacer para toda la oficina.

Se podrá encontrar Ud. en una situación similar en el ministerio. Primero debe de tomar responsabilidad por aquellos que está guiando. Después de todas mis excusas, todavía el hecho seguía de que yo era el responsable, a pesar de que la culpa no fuera directamente mía. Ud. no puede culpar a los jugadores de un equipo si el entrenador no está trabajando con ellos. Véase a Ud. mismo como un entrenador. Debe de invertirse a sí mismo en ellos, tomando la responsabilidad por lo que pasa y por lo que no pasa.

Perder su corazón por la gente le hará que Ud. hable de los mismos que Dios le ha dado para guiar. La mayoría de los líderes que comienzan a quejarse ni siquiera se dan cuenta que ellos mismos son los responsables por los problemas; los líderes son los culpables.

Un Corazón Compasivo

Permítame darle otra advertencia en esta área. Terminología separatista es una señal segura de que hay un problema con su corazón. Revísese Ud. mismo. ¿Alguna vez se ha oído referirse a "esa gente" o "esta gente"? Se está separando Ud. de las mismas personas que Dios le ha dado. Ese tipo de terminología muestra que Ud. está desarrollando una insensibilidad hacia la gente que fue llamado a guiar.

Muchos mendigos viven en las calles de Africa. Ud. los ve por todas partes. No hay Seguro Social; no hay ayuda pública; no hay seguro médico del gobierno. No hay una cobija de seguridad para la sociedad. Gente demente vaga por las calles. Y algunas de estas no tienen piernas; los paralíticos están mendigando dinero. Se le puede acercar alguien sin brazos, con una bolsa colgada alrededor de su cuello. Ud. se preguntaría: ¿Como puede vivir?

Pero, Ud. debe de tener cuidado. Se puede volver insensitivo: ¡Estos pordioseros viejos! Siempre vienen empujando... Siempre quieren dinero. Esto le pasa a los misioneros. Pierden su compasión por las mismas personas a las cuales Dios los ha enviado. No nada más pasa porque uno o dos se le acercan. No, docenas de pordioseros que se le acercan. Ud. comienza a pensar en la cantidad de dinero que podía regalar. Cuando esté en esa situación, siempre debe de moverse a ser sensitivo a las necesidades de esas personas. No se sienta mal por dar limosnas; Dios lo está usando para ministrarle a ellos. Permita que Su amor venga a través de Ud. aun cuando no les testifique o les de un tratado. Mantenga su corazón avivado con el amor de Dios y compasión por la humanidad que sufre.

Dirá que esto nunca le va ha suceder a Ud. Sin embargo, piénselo. ¿Cuantas veces ha evitado a los indeseables en la calle? ¿Cuantas veces no se ha dado cuenta intencionalmente de alguien que necesita su ayuda? Nosotros, como líderes, debemos siempre recordarnos a nosotros mismos de nuestro propósito y lugar. Pregúntese como puede suplir las necesidades de alguien el día de hoy. Puede ser alguien en la tienda, un vago en la calle, o el que atiende en la gasolinera local. Compasión es la clave; ¡Mantenga su corazón tierno!

Los Efectos de Perder el Corazón de un Siervo

La pérdida del corazón de un siervo afectará al líder en varias maneras. Si Ud. no mantiene el corazón correcto y la actitud correcta, podría posiblemente caer en una o más de las siguientes áreas de exceso: 1) dinero, 2) orgullo, y/o 3) poder.

La pérdida del corazón de un siervo puede llevar a excesos en el área del dinero. Es una cosa cuando Ud. está operando con $1,000 por mes, pero es otra cuando Ud. está operando con $150,000. Hay cabezas de ministerios el día de hoy que manejan millones de dólares. Si yo no mantengo el corazón de un siervo cuando todos me estén promoviendo y elevando a mi (o Ud.) el líder, será bien fácil que caiga en exceso en lo que concierne al dinero.

Puedo empezar a pensar que es mi dinero: Bendito sea Dios, yo me merezco esto. El que es la cabeza de General Motors gana $500,000 al año. Así es como los líderes pueden empezar a racionalizar estas cosas: Estoy recibiendo cincuenta millones de dólares cada año para este ministerio. No hay nada de malo con que yo reciba un salario de un millón de dólares por año... o inclusive dos millones. ¡Un momento! Ud. es un siervo. No permita que Ud. caiga en exceso en el área del dinero.

Líderes también pueden caer en exceso en el área del orgullo. Cuando la gente empieza a adularle y a ponerlo en un pedestal, Ud. puede caer en la trampa de esperar la adulación de aquellos que le siguen. La tentación estará allí para que Ud. empiece a tomar crédito personal por lo que Dios está haciendo a través de Ud.

Todos los líderes deben de tener cuidado de que el ministerio al que Dios los ha llamado no se convierta en "su ministerio". Ya sea que tenga veinte personas o miles, nunca es "suyo". Ud. puede oír todos los días ministros que dicen: "Mi ministerio... Mi iglesia... Yo estoy haciendo esto... Yo estoy haciendo lo otro..." El Apóstol Pablo dijo que ya no vivía él sino Cristo en él; él fue crucificado con Cristo (Gal. 2:20). Recuerde que el ministerio en el que lo ha puesto Dios es de El, no de Ud.

Déjeme darle un ejemplo. ¿Que pensaría del gobernador de Florida si él empezara a hablar de "su estado" en la televisión?: ¡Florida es mi estado, y no voy a dejar que nadie se meta con mi estado! Voy a hablar con el presidente. Ud. pensará que él tiene el derecho de hacer eso porque es el gobernador, pero, ¿Que si eso sucediera semana tras semana y mes tras mes? Ud. probablemente empezaría a cuestionarlo, ¡Un momento! Este es nuestro estado. Probablemente se empezaría a preguntar si muy pronto él se creería que es "suyo" y empezar a actuar en esa manera. Ya no sería él el servidor público que se le había elegido que fuera (sino un dictador).

¿Sucede esto en el ministerio? ¡Absolutamente! Uno de los retos más grandes para los ministros es que no desarrollen un problema con el "yo". Como ve, las palabras son poderosas (ejem. "mi ministerio, mi iglesia, mi gente"). Intencionalmente o inintencionalmente, no importa. Sus palabras lo cautivarán. Empezará a creer que es su ministerio y su iglesia. En vez de "mi", como líder debería referirse al ministerio como "nuestro".

Sus palabras son el espejo de su corazón. ¡Tenga cuidado! Pues de la abundancia del corazón, habla la boca (Mat. 12:34). Si no tiene cuidado, le va a dar lugar a un espíritu controlador. Por eso, yo me dirijo a nuestro personal cuando discutimos el ministerio. Yo solo soy uno de muchos. Soy parte de un barco, por decirlo así. Solo pasa que yo estoy sentado en la silla del capitán, pero no es mi barco. Si Dios me quiere mover, entonces alguien más se sentará en la silla del capitán.

Si Ud. no mantiene las cosas en perspectiva, fracasará en todas las áreas. ¿Que si el Señor le dice que se mueva? He oído a pastores decir: "Yo nunca dejaré mi iglesia. Yo estoy aquí para toda la vida; Yo estoy aquí permanentemente. Yo voy a hacer esto...y lo otro". No caiga en esa trampa. Siga la guianza del Señor y Su dirección. Recuerde quien es la cabeza de la iglesia (universalmente y localmente); es la iglesia de Jesús, no la suya, El es la cabeza.

Una tercera área de exceso está cercanamente asociada con la segunda. Los líderes podemos enredarnos en el poder que la gente nos da. La gente nos da poder a través de finanzas, adulación, y de su propia actitud de servir. Si Ud. no tiene cuidado, puede comenzar a exigir sumisión de aquellos que lo siguen. Solo recuerde que la sumisión sin amor es cautividad; sumisión sin amor es esclavitud.

Permítame tomar esta oportunidad para compartir algo con Ud. Ud. no se convierte en un líder por decirle a la gente que se sometan a Ud. Una vez me dijo el Espíritu Santo, "La mejor manera de hacer que la gente te siga es no tratando de hacer que te sigan. Aquellos que guíes querrán seguirte así como te ven siguiendo a Dios y el efecto que la obediencia tiene en tu vida. Te seguirán así como tu sigas a Jesús." Nunca le pida o espere que la gente lo siga; pídales que sigan al Jesús en Ud. El es el que lo va a capacitar para llevar, guiar y dirigir. Cuando la gente vea a Dios en Ud., ellos querrán seguir la gracia de Dios sobre Ud. y en Ud.

Hemos sido enseñados, correctamente, a honrar el hombre de Dios. De hecho, por mucho tiempo vimos que se le daba muy poca o nada de honra. Sin embargo, el hombre que es adulado puede comenzar a creerlo; "¡Si, bendito sea Dios! Yo tengo una iglesia de 5,000" o "Yo tengo una iglesia de 10,000." Súbitamente, el hombre tiene seguidores, y la tentación es de enseñorear su posición sobre la gente: Si me traicionas, te expulso... ¡Un momento! Ud. es un siervo.

Ud. no tiene el derecho de ejercitar su voluntad sobre otros. No es el derecho ni el privilegio de un líder abusar su lugar de autoridad. Vimos excesos en esta área de sumisión durante el "Movimiento de Pastoreo" que hubo en los EUA hace unos años (ejem. tener que obtener permiso para casarse con cierta persona).

Permítame darle un ejemplo personal. Tengo ministros jóvenes que trabajan conmigo. A veces los veo tomar decisiones que yo se que están mal; yo se que están perdiendo lo que Dios tiene. Aun así, no les digo nada a ellos. A menos que vengan a mí y me pregunten, yo no les voy a decir nada a ellos. No son mis negocios. Sus decisiones son entre ellos y Dios. Aunque vengan a mí, yo no les voy a decir lo que deberían de hacer. Los aconsejaré con la Palabra, solamente dándoles mi opinión personal si la piden. Ahora, no estoy hablando acerca del área de pecado sino del área de tomar decisiones acerca de su vida y ministerio.

Dios ha dado a cada ser humano voluntad soberana. Ud. querrá ayudar a Juan encontrar la voluntad de Dios, pero el Señor prefiere que Juan encuentre su voluntad a que Ud. o yo le digamos que hacer. Si esto empieza a suceder, el líder se encontrará tratando de controlar a una, cinco, diez, cien...(con buenos motivos). Es fácil comenzar a pensar que Ud. tiene toda esta gente que cuidar, guiar, llevar y dirigir. Eso es tratar de tomar el trabajo del Señor. ¡Ud. no es Dios! Lo va a echar a perder. Recuerde que Romanos 8:14 nos dice que los hijos e hijas de Dios son guiados por el Espíritu de Dios, no por Ud.

Lo digo todo el tiempo. Suficiente trabajo tengo con tener que cuidar a mi esposa, dos hijas, y tres pesecitos dorados. Es en serio. No necesito tratar de controlar a alguien más. Es cierto que ahora me encuentro en una situación donde soy un líder para literalmente miles de personas. Así que es aun más importante que me de cuenta de mi lugar. Debo de dirigir a la gente hacia Cristo. Si les digo que me sigan (a mí, y a mí mismo), voy a tener problemas. En cambio, debería hacer que me siguieran así como sigo a Cristo (así como el Apóstol Pablo lo hizo).

Un líder debe de permanecer apegado a Dios, oyendo del El y entonces impartiendo lo que El está diciendo a la gente. Su responsabilidad no es hacer que lo sigan personalmente o decirles exactamente lo que cada uno de ellos necesita hacer. Su responsabilidad es hacer que la gente que Ud. guía busquen del Señor por ellos mismos.

¡No pierda su corazón por la gente! déjeme decirlo de nuevo: "¡No pierda su corazón por la gente!" Su éxito como líder depende de ello.

SERVIR: LA HUMILDAD ES UNA NECESIDAD

"Si se humillaré mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra." (2 Crónicas 7:14)

"Esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado." (Nehemías 1:6)

Un líder debe de caminar en humildad para poder ser efectivo; es una necesidad. Ud. puede ver la humildad de Nehemías en su oración al Señor. El viene al Señor en nombre de su gente, humillándose en el proceso. Ud. debe de verse como crucificado (muerto a si mismo) para poder ser un líder efectivo. El orgullo (lo opuesto de la humildad) lo destruirá y hará que caiga, mientras que la humildad le traerá honra (Prov. 29:23). Sea sabio, camine en humildad.

Caminar en humildad hará que la gracia de Dios reine por completo en su vida. Si Ud. no se ve a sí mismo como crucificado, no ser dará cuenta que la gracia, los dones, el favor, la provisión, la unción, los milagros, las señales, las palabras, las maravillas, la habilidad y todo viene de Dios. Esto no es por causa de Ud.; Su gracia solamente hace que todas estas cosas pasen. Si Ud. no se ve a sí mismo como crucificado, si Ud. no vive una vida crucificada, y si no muere diariamente (1 Cor. 15:31), frustrará la provisión completa de Dios para el ministerio que lo ha llamado.

A la mejor se oye a sí mismo decir cosas como: No entiendo porque esto no trabaja. No entiendo porque no me va bien con esto. Podrá ver a otros que han sido bendecidos, y no puede entender por qué lo mismo no le está sucediendo a Ud. Pregúntese que hay en su vida que está frustrando la gracia de Dios. Fíjese en Gálatas 2:20-21 para ver si Ud. está viviendo la vida crucificada.

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No desecho (frustro) la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

La vida crucificada es una vida de humildad. Ud. debe de llevar una vida de humildad si desea ser un líder efectivo. Cuando viva esa vida Ud. no estará buscando la atención. En cambio, se enfocará en las necesidades de otros (prefiriendo a otros; honrando a otros; cuidando a otros). Cuando Ud. empieza a caminar en un grado más alto de humildad, se dará cuenta que la gracia de Dios también se incrementará en su vida.

La unción se incrementará; el favor se incrementará; las finanzas se incrementarán, y no será porque Ud. esté haciendo algo grande. Lo hemos visto una y otra vez. Deje el "yo" fuera, y Ud. crecerá e incrementará. Debe de dejarlo afuera de su mente y de su vocabulario. El "yo" frustrará la gracia de Dios en su vida, Pues Dios da gracia al humilde pero resiste al soberbio (San. 4:6; 1 Ped. 5:5).

Póngalo bien en su corazón y su mente" lo que Dios hace no depende de mí o de Ud. Sus planes seguirán avanzando; su trabajo todavía se hará. Jesús va a regresar ya sea que Ud. haga su parte o no. Si esto es verdad, entonces no es cosa de que Dios trabaje con Ud. ¿O si? De hecho, Ud. y yo tenemos el privilegio de estar trabajando con El. Nuestra actitud debería de ser una de agradecimiento. Déle gracias por el privilegio. Este no es el momento para llenarse de orgullo.

 

Necesita haber un trabajo genuino de humildad en los corazones de todos nosotros. si Ud. lo recibe bien y lo mantiene en esa manera, Ud. no se convertirá en la gran estrella. Al contrario, será un siervo humilde el cual Dios puede usar.

Permítame contar otra historia para ilustrar lo que estoy diciendo. Estaba compartiendo en un congreso grande aquí en los Estados Unidos. Se me había pedido que compartiera un testimonio de diez o quince minutos. Comencé diciendo: Solo quiero compartir con Uds. lo que Dios está haciendo en Africa del Oeste. Y les empecé a decir del trabajo.

Después de que había terminado algunos amigos de la escuela bíblica me llamaron para que los viera y dijeron: Russ, todo eso es maravilloso, pero no tienes que ser tan humilde al respecto. Sabemos que Dios lo está haciendo. No tienes que ser tan humilde. Pensé: Yo no estoy tratando de ser nada. Un perro ladra porque es un perro, y un gato maulla porque es un gato. No se trataba de actuar humildemente. Esa era la realidad de lo que estaba en mi corazón.

Nos hemos alejado tanto de la humildad que estas cosas suenan extrañas a nuestros oídos. ¡Eso no debería de ser! Inclusive el Señor Jesús mismo lidió con esto durante Su caminar aquí en la tierra como un siervo de Dios:

"Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios ... " (Mat. 19:16-17).

¿Puede oír a Pedro o a uno de los otros discípulos? Oh, Jesús. No seas tan humilde. Tu abres los ojos de los ciegos y resucitas a los muertos. Si Jesús caminó en humildad, cuanto más nosotros deberíamos hacerlo.

Hemos visto como Jesús camino en humildad. Veamos también al Apóstol Pablo para otro ejemplo. Yo no se Ud., pero yo lo encuentro difícil reconciliar el hecho de que Pablo quien escribió tan enérgicamente acerca de la autoridad del creyente en su epístola a la iglesia en Efeso es el mismo hombre que dijo: "¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?" (Rom. 7:24). Este hombre de Dios que había estado a la deriva en el mar, apedreado y golpeado (solo para mencionar algunas pruebas) confesó que él mismo luchaba. Su carne y espíritu combatían el uno en contra del otro (Romanos 7). El era un hombre igual a Ud. y a mí.

Manténgalo en Perspectiva

Tanto el ministro como las personas deben tener cuidado. Podemos enredarnos con los títulos y posiciones. Los dones del ministerio que están enlistadas en Efesios capítulo cuatro no son sustantivos; son verbos. Esos dones son funciones; son lo que Ud. hace, no lo que Ud. es. Si no tiene un entendimiento claro de esta realidad, podría ser muy fácil ponerse a Ud. mismo o a otro sobre un pedestal.

Cuando tiene un entendimiento de su lugar es más fácil mantener las cosas en perspectiva. Una función no es nada de que tener orgullo. Cuando reciba la revelación de eso, Ud. se encontrará diciendo, "Si no fuera por la gracia de Dios, Yo no estaría haciendo nada."

Sino por Gracia

El señor me mostró algo más en oración que me humilló todavía más. El me preguntó: "¿Hay algo en tu vida que te avergonzaría si fuera expuesto públicamente?" Tuve que revisarme a mí mismo. Quizás Ud. debería de hacerse la misma pregunta. ¿Ha perdido su temperamento con su esposa o se ha enojado mientras estaba manejando, y está contento de que no había una cámara de video allí? Si no fuera por la gracia de Dios, yo tendría que decir que estaría avergonzado. ¿Qué tal Ud.?

Entre más morimos a nosotros mismos, más entramos a la vida crucificada de la cual Pablo habló en Gálatas 2:20-21. Debe de haber una circuncisión del corazón para que Ud. pueda caminar en la llenura de la gracia de Dios. Nuestras mentes naturales no entienden como es posible morir a uno mismo y aún así ganar, pero es verdad. La gracia de Dios, la provisión de Dios y la habilidad de Dios, todo estriba en la humildad. ¿Ud. qué escogerá hacer?

Tome tiempo para meditar en las Escrituras siguientes:

"Por cuanto tu corazón se conmovió, y te humillaste delante de Dios al oír sus palabras sobre este lugar y sobre sus moradores, y te humillaste delante de mí, y rasgaste tus vestidos y lloraste en mi presencia, yo también te he oído, dice Jehová." (2 Cró. 34:27)

"...No se olvidó del clamor de los humildes." (Sal. 9:12)

"El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído." (Sal. 10:17)

"El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría; Y a la honra precede la humildad." (Pro. 15:33)

"La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra." (Pro. 29:23)

"Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos." (Mat. 18:4)

"Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido." (Mat. 23:12)

"Pero El da mayor gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes." (San. 4:6)

"Humillaos delante del Señor, y El os exaltará." (San. 4:10)

"Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte cuando fuere tiempo." (1 Ped. 5:6)

SERVIR Y EL MINISTERIO DE AYUDAS

Los ministros de ayudas deben de mantener un corazón de siervos. Pues son una parte integral del ministerio. Desafortunadamente, las mismas cosas les pueden suceder a ellos como algunas veces les pasa a aquellos que funcionan en uno de los cinco dones ministeriales. Ya sea intencional o inintencionalmente no hay ninguna diferencia, muchos pueden empezar a hacer las cosas a su propia manera. Cuando ellos no fluyen con el líder (al insistir en hacer las cosas a su manera), ellos afectan el éxito del ministro que están sirviendo.

"Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado. Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; más cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban..." (Exo. 17:9-12a)

Obviamente Moisés necesitaba ayuda. El era el hombre que Dios había escogido usar para poder traer una victoria a los Israelitas, pero él no tenía la fuerza para hacerlo por sí mismo. Ud. debe de entender que las manos de un líder a veces se pondrán pesadas cuando él se esfuerza en acercarse a Dios, oír la voz del Señor y seguir Su dirección. El necesitará ayuda para lograr eso que Dios le ha dado que haga. Este es el papel del ministro de ayudas: él debe de ser un siervo.

...por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. (Exo. 17:12b-13).

Aarón y Hur vinieron al lado de Moisés para levantar sus manos y mantenerlas firmes cuando se debilitaran. ¿Por qué? Para que la batalla fuera ganada. Ambos escogieron tomar el papel de siervos para que el trabajo pudiera realizarse. Estos pasajes nos relatan la historia de una batalla física, pero Ud. se debe de dar cuenta que cuando el hombre o mujer de Dios está haciendo lo que necesita hacerse, las batallas espirituales son ganadas. Es por eso que es tan importante que haya aquellos que tomarán la actitud de un siervo. Cuando levantan las manos del ministro, ayudándolo a llevar a cabo el plan de Dios, el diablo es echado de las vidas de la gente. ¡Y eso significa victoria!

Levantando o Bajando

Nosotros, como líderes, necesitamos tener gente que levante nuestras manos. Así como Aarón y Hur jugaron una parte importante en la victoria de Israel en contra de Amalec, también el ministro de ayudas desarrolla el mismo papel en las batallas peleadas hoy en día. No obstante, hay muchas personas en el ministerio de ayudas que han perdido su corazón para servir.

Todo ministro de ayudas tiene que escoger. Ud. puede ser una ayuda o un obstáculo, una ventaja o una desventaja. Ud. puede levantar las manos de aquellos que están alrededor de Ud, o puede ayudar a bajárselas. Calumnias, pleitos, murmuraciones y chismes son solo unas de las cuantas cosas que le bajarán las manos a alguien. Mejor escoja mantener la actitud de un siervo. Manténgase en línea con la palabra de Dios. Esa será la manera más fácil de llevar a cabo el trabajo.

La Escalera de la Vida

Le daré otra ilustración que ayudará a plasmar este principio permanentemente en su mente. Piense en dos escaleras. En la primera escalera hay una persona subiendo. El está agarrando el pie del que está adelante, bajando a esa persona. Cuando el hombre que está jalando el pie del que está adelante de él ve abajo, él tiene alguien abajo de él jalandole el pie. ¿Se lo puede imaginar? Mientras cada persona agarra el pie del que está arriba, tienen alguien bajándolos desde abajo.

La Segunda escalera también tiene una persona que está cogiendo el pie del que está en frente de él, pero lo está empujando hacia arriba (no jalandolo hacia abajo). Cuando él vea abajo, hay alguien que también lo está empujando hacia arriba. Cada persona en esa escalera tiene a alguien empujándolos al próximo travesaño de arriba.

¿Por cual escalera le gustaría subir? La primera escalera en la vida lo jalará hacia abajo y hará que jale a otros hacia abajo, mientras que la otra lo tendrá ayudando a otros así como recibiendo ayuda de aquellos en la misma escalera. Piense que cada escalera es el cuerpo de Cristo. Ud. no puede competir por un lugar o una posición en el cuerpo de Cristo y tener éxito. Simplemente no va a trabajar. Como siervos del Señor (ya sea un líder o un seguidor), debemos de preferirnos los unos a los otros. Levantando las manos de los que están alrededor de nosotros. Así como levantamos las manos de otros, tendremos a otros que levantarán las nuestras.

Sirviendo la Familia del Ministro

Permítame añadir una palabra concerniente a las parejas y familias de los ministros. En las funciones de personal y administrativas no nada más es el hombre de Dios al que Ud. está sirviendo; Ud. debe de servir a la familia entera. Conozco situaciones en ministerios e iglesias donde la gente ama al hombre de Dios pero son ásperos con su esposa y familia.

Piénselo por un momento. Si alguien sabe algo acerca del matrimonio, sabe que el hombre es la cabeza pero la mujer es el cuello. El cuello mueve la cabeza. La manera en que la esposa y familia de un hombre sean tratadas lo afectará a él y al ministerio. Mantenga un respeto sano por la esposa y el papel que ella juega en el ministerio. Como siervos y ministros de ayudas mantenga su enfoque en servir y amar a la familia entera.

PARTE DOS: VISIÓN

LA VISIÓN CELESTIAL

"Levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los Heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé." (Jos. 1:2b-5)

Para poder ser un líder efectivo Ud. debe de tener una visión celestial. Los líderes deben de tener una visión proveniente de Dios, no del hombre. A Josué le fue dada la visión y plan de Dios para la gente de Israel. Los puntos específicos le fueron dados por Dios. No dependa del hombre; no ponga su confianza en el hombre. Ud. necesita el plan de Dios y la visión de Dios para Ud. y para el ministerio al cual le ha llamado.

Por ejemplo, el Señor me habló en 1983 cuando estaba en la escuela bíblica. Durante un tiempo de oración El me dijo: "Liberia, Monrovia, Liberia." Yo ni siquiera sabía que había tal lugar (de hecho, tuve que buscarlo en un atlas), pero de ese momento en adelante yo le dije a todos que iba a ir a Liberia. Mientras le decía a la gente acerca de la visión, su confianza creció en mí.

No le Añada

Tenga cuidado de no añadirle a la visión que Dios le da. Esto es algo que Ud. debería marcar, subrayar y entonces, ¡nunca olvidarlo! El Señor no puede bendecir algo en lo que no esté envuelto El. Yo no se Ud., pero he tenido muchas oportunidades para añadir a lo que Dios originalmente me dijo. Cuando yo oí "Liberia, Monrovia, Liberia" eso fue todo. Cuando me preguntaban que iba a hacer una vez que llegara allá, tenía que responder: "No se, solo voy allá y hacer lo que sea que Dios me muestre."

De nuevo, no trate de añadir a la visión o hacerla más grande de lo que es. Tampoco debe comparar su visión con la de alguien más (regrese y fíjese en lo que dije en la página cuatro acerca de compararse Ud. mismo con otros ministros). Cuando Ud. oye algo de Dios, eso es lo que le dice a la gente (no más, no menos).

El mismo principio es verdad con las cosas del Espíritu. Por ejemplo, no le de a la gente una falsa impresión del mover del Espíritu. Si está orando por alguien en la línea de oración y el Espíritu Santo los quiere tirar, que así sea. Como sea, no trate de ayudarlo a hacer la obra empujándolos Ud. mismo.

Mantenga la visión pura y mantenga el mover del Espíritu Santo puro. No añada ni una cosa a lo que Dios dice o a lo que El le dice que haga.

La Visión es Esencial

Si Ud. no tiene una visión, va a estar nada más caminando sin ninguna meta. Apéguese a Dios; El le dirá exactamente lo que tiene que hacer. Líderes, tomen el tiempo que sea necesario para obtener el plan de Dios. Camine con El; hable con El; obtenga Su dirección.

Los seguidores quieren estabilidad en sus líderes. Ellos quieren dirección. ¿Cómo puede guiar a alguien a alguna parte si Ud. mismo no sabe a donde va? Suena elemental, pero se sorprendería de ver cuantos "líderes" están tratando de hacer el trabajo del Señor sin ningún propósito o plan verdadero.

Ud. no puede esperar que la gente siga su guianza si Ud. no está dispuesto a obtener la dirección de Dios. Nadie esperaría que un hombre de negocios haga una inversión en una compañía que no fuera estable, una compañía que nada más siguiera lo que está de moda y las últimas especulaciones del mercado. Tampoco deberíamos de esperar que la gente de Dios siga a un ministro/líder que no sabe a donde va o como deber de llegar allí.

Así como Josué recibió la visión celestial para los hijos de Israel, Nehemías recibió la visión para el trabajo que el Señor tenía para él (Neh. 2:4-5). Siga su guianza. No se meta en un programa o plan sin tener la dirección del Señor.

Una vez que tenga Su dirección, su próximo paso es impartir esa visión a la gente que lo va a seguir. No puede esperar que lo sigan ciegamente. Sepa que Ud. sabe que realmente sabe cual es la visión que el Señor le ha dicho y entonces vaya y compartala.

Peligro Adelante

No lo puedo recalcar lo suficiente: Por favor no empiece sin obtener la visión de Dios para Ud. y para el ministerio. Habrá peligro adelante si Ud. comienza sin Su visión. ¿Como puede llegar a donde está supuesto ir si no tiene Su mapa? Ud. estará vagando sin rumbo por todo el camino de la vida.

Hay una historia acerca de un hombre que fue pastor por veinticinco años. Murió y fue al cielo. Llegó al cielo y vio a Jesús. Jesús tenía el Libro de la Vida del Cordero abierto, y el hombre vio su nombre en la parte superior de la página.

El dijo: Oh, bendito sea Dios. Estoy en el cielo; Veo a Jesús; y, mi nombre está allí. Voy a mirar y ver lo que está escrito acerca de mí. Se paró allí y vio. No había nada escrito.

Debe de haber algún error. Yo fui pastor por veinticinco años, Jesús. Este es un error. ¿Por qué no hay ninguna cosa escrita?

Jesús lo miró y dijo: Yo nunca te llamé a ser pastor.

¡Que pensamiento tan sobrio! El lo hizo sinceramente, pero estaba sinceramente equivocado. Nunca fue la intención de Dios que él tomara ese camino. Si Ud. trata de hacer las cosas por sí mismo, puede que logre algo en lo natural, pero, ¿qué permanecerá cuando sea juzgado?

No gaste su tiempo haciendo planes si no ha recibido palabra de Dios al respecto. Lo diré de nuevo: ¡¡Una visión celestial es esencial para el éxito!!

LA NECESIDAD DE LA ORACIÓN

"Cuando oí estas palabras me senté y lloré, he hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel, tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado." (Nehemías 1:4-6)

Para ser un líder efectivo Ud. debe de ser una persona de oración. Ud. debe saber como comunicarse con el Señor. Eso es la oración. Oración es simplemente comunicarse con Dios. Tan pronto como Nehemías oyó acerca de la situación en Jerusalén, el se puso a orar. Doy conferencias regularmente a ministros y líderes que están tomando diferentes decisiones: ¿Estoy supuesto a tomar una iglesia... hacer un cambio... construir un edificio... comprar un edificio... tomar prestado o comprar libre de deudas... hacer un alcance...?; ¿En dónde encuentra Ud. lo que tiene que hacer? ¿Encuentra la respuesta en una junta con la mesa directiva o en una sesión de ideas? No; tome el ejemplo de Nehemías.

Recuerde, Ud. es Su siervo. Un sirviente debe de hablar con su amo antes de saber lo que se espera de él o lo que debe de hacer. Por lo tanto, desarrolle una vida de oración. Aprenda como caminar con el Señor; aprenda como tener comunión y comunicarse con El. Sus respuestas se encontrarán en El. Nehemías (el sirviente) fue al Señor (su amo) con el problema y después regresó de nuevo a El cuando se le dio la oportunidad de hacer algo acerca de la situación (2:4). Desarrolle su vida de oración ahora para que Ud. sepa a donde ir y que hacer cuando las decisiones se deben de tomar.

Déjeme darle un ejemplo: Yo estaba en Florida para un congreso hace ya unos años. Estaba despierto hasta las dos de la mañana la noche antes de que empezara la reunión, tratando de discernir el fluir y la estructura para el congreso. Estaba en el cuarto del hotel, y dije: No lo puedo captar. Se el contenido, pero no puedo comprender el fluir. Solo tome todas mis notas, las empuje a un lado de la mesa, y después me fui a la cama. Me desperté orando en lenguas. Tan pronto como me desperté, sabía el camino que debían tomar las reuniones. Si no hubiera desarrollado ya una vida de oración antes de llegar a ese lugar, hubiera estado tomando decisiones basadas en mi propio conocimiento (acertadas o no).

Ud. simplemente debe saber como convivir con Dios si desea ser un líder con éxito y efectivo. Ud. puede tener éxito en el ministerio una, dos, o aun cincuenta veces y entonces cometer un error, y echar a perder todo su ministerio. Una vida de oración es una necesidad; no es una opción. Su vida de oración también debe de ser consistente. Si no lo es, eventualmente va a fallar. No puedo sobre-enfatizar la importancia de esto.

Nehemías oró a su Señor por respuestas. El Señor obviamente le respondió, "me levanté de noche, yo unos pocos varones conmigo, y no declaré a hombre alguno lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciese en Jerusalén." (2:12). El pasó tiempo comunicándose con Dios, y el Señor puso la idea en su corazón. No vino de una profecía personal o una visión o un sueño. El Señor solo la puso en su corazón. El estilo de vida de oración de Nehemías lo había preparado para ese tiempo de decisión y dificultad. El reconoció la voz del Señor y la siguió.

Debería de ser fácil para Ud. pasar tiempo en oración. A menudo, cuando estoy ministrando, le pido a la gente en la congregación que comiencen a orar durante el llamado de altar. Pasa muy frecuentemente que oran por treinta segundos y entonces paran. ¿Hay algo mal? ¿Por qué no pueden durar más tiempo? La respuesta es simple: son débiles. Si alguien me pidiera que me tirara al piso y que hiciera veinticinco lagartijas, las podría hacer porque yo hago de veinticinco a cincuenta regularmente. Me he acondicionado a mí mismo. ¿Qué tal si casi nunca las hiciera? Mis músculos no serían capaces de resistir. Es lo mismo espiritualmente. Si no he estado manteniendo mis músculos espirituales en forma y fuertes, no seré capaz de durar en esto.

Ud. tiene al Señor dentro de Ud. Si se edifica a sí mismo sobre su santísima fe orando en el Espíritu Santo (Judas 1:20), Ud. estará ejercitando sus músculos espirituales. De hecho será refrescado por su tiempo en oración. La gente que hace ejercicio regularmente le dirán que se siente con vigor cuando termina en vez de agotada (como aquellos que no están en forma). La oración no debería de ser una lucha para Ud. Haga un ajuste en su estilo de vida si es necesario. Significará la diferencia entre su éxito o fracaso como líder.

Ud. no Puede Dar lo que no Tiene

La gente lo seguirá en esta y todas las áreas. Si Ud. no está orando, no puede esperar que la gente esté orando. Si no la hace una prioridad en su vida y en la vida de la iglesia, no va a suceder. Esto es verdad especialmente con su personal. Ud. se sorprendería de saber cuantos ministros y aquellos que trabajan con ellos dirían que están "muy ocupados" para orar o cuantas veces una oración corta (una "rápida") toma el lugar del tan necesitado tiempo de oración. Si no está en Ud., no va a estar en la gente. Lo mismo es verdad en cualquier área de la vida y liderazgo.

Guíe al personal en oración diaria. Enséñeles con el ejemplo. Hágalo un requisito. El tiempo de oración no debería de ser una opción (ya sea que tenga ganas o no). Si Ud. no desafía a la gente en esta área, manteniéndolos avivados, simplemente no sucederá. Si la gente no es capaz o no hará algo tan simple como orar en un servicio, ¿qué le hace pensar que lo harán por sí misma? Manténgalos avivados; desafíelos. Ud. es el líder. ¡Es su responsabilidad! Ud. es el que Dios ha escogido para hacer eso.

El Plan para Implementar la Visión También Viene por Oración

Creo que nada más he mostrado la necesidad de la oración en obtener la visión de Dios para Ud. y el ministerio. El plan para llevar a cabo la visión vendrá en la misma manera. Si Dios es capaz de darle la visión, El es capaz (y está dispuesto) de darle el plan. Obtener la visión es solamente una parte. No se quede a medias. Una visión dada por Dios no es el único ingrediente necesario para el éxito. Debe de llevarlo a cabo a Su manera con Su plan.

Algunas veces nos enfocamos tanto en la visión que no enfatizamos la importancia de obtener el plan de Dios. Vemos la meta, pero no estamos enfocados en como llegar allí. ¡Suena como una buena manera para perderse! Nosotros como líderes podemos entusiasmarnos tanto acerca de la visión de tener tres mil o cinco mil que empezamos a perder de vista las realidades de lo que se necesita para que lleguemos allí. Cuando Ud. tenga un corazón para Dios, cuando camine en humildad y cuando esté crucificado con Cristo, Ud. se encontrará en la posición donde la gracia de Dios puede fluir a Ud. y a través de Ud. Acompañadas de la oración (comunión con el Padre) estas le asegurarán que no nada más tenga la visión de Dios para Ud. sino también el plan para llevar a cabo esa visión.

El que le dio la visión primero seguramente le dará la manera de como implementarla. Confié en El; dependa de El. El tiene las respuestas que necesitará, y Ud. obtendrá esas respuestas en oración. ¡Su éxito como líder depende de ello!

IMPARTA LA VISION A LA GENTE

"Donde no hay visión, la gente perece..." (Proverbios 29:18 VKJ)

La visión debe de ser impartida a la gente. Si Ud., como líder, no comparte o imparte la visión celestial que se le ha dado, habrá problemas. La gente no lo respaldará, y por qué debería si no le ha dado algo en que creer. Si la visión no es entregada, perecerá y la gente con ella.

Josué fue rápido en compartir lo que el Señor le había dado. Veamos lo que le dijo a la gente:

"Y Josué mandó a los oficiales del pueblo, diciendo: Pasad por en medio del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión.

También habló Josué a los Rubenitas y Gaditas y a la media tribu de Manasés, diciendo: Acordaos de la palabra, de Moisés siervo de Jehová, os mandó diciendo: Jehová vuestro Dios os ha dado reposo, y os ha dado esta tierra. Vuestras mujeres, vuestros niños, y vuestro ganado quedarán en la tierra que Moisés os ha dado a este lado del Jordán; más vosotros, todos los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros hermanos, y les ayudaréis, hasta tanto que Jehová haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés siervo de Jehová os ha dado a este lado del Jordán hacia donde nace el sol; y entraréis en posesión de ella." (Josué 1:10-15).

Solo piénselo; Se le acababa de dar el liderazgo de esta gente a Josué, y ya estaba él diciéndoles que hacer. Muchos probablemente pensarían que los Israelitas serían lentos para moverse, pero veamos como respondieron:

"Entonces respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos mandes. De la manera que obedecimos a Moisés en todas las cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios esté contigo, como estuvo con Moisés. Cualquiera que fuere rebelde a tu mandamiento, y no obedeciera a tus palabras en todas las cosas que le mandes, que muera..." (v. 16-18)

Nunca tenga temor de decirle a la gente lo que el Señor le ha mostrado. Le dará una razón para creer en Ud. como un líder. Recuérdele lo que Dios ha dicho en el pasado (v.13) y entonces vaya y déle más instrucciones (v. 13-15). Su confianza en Ud. crecerá en la manera que lo vea entrar a ese lugar de liderazgo.

Tampoco este no es un ejemplo aislado. Nehemías se encontró que lo mismo era verdad:

"Les dije [Nehemías], pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio. Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien." (Neh. 2:17-18)

Al impartir la visión Ud. estará inspirando y animando a la gente a que camine en el plan de Dios para su vida. Recuerde que este es su trabajo como líder. Déle a la gente algo que los motive, inspire, desafíe y anime a actuar. Si ellos se conectan con la visión que Dios le ha dado como líder, harán cualquier cosa que sea necesaria para implementar la visión.

IMPLEMENTE LA VISIÓN

Ud. debe de hacer que la visión fructifique mediante la implementación. El haber impartido la visión a la gente que Dios le ha dado para guiar no será suficiente. Debe continuar, dándole un mecanismo para llevar a cabo la visión/meta.

Josué dio instrucciones específicas a cada tribu, y Nehemías dio un trabajo a cada familia que se había quedado en Jerusalén. Estos dos líderes equiparon a la gente para los trabajos que tenían enfrente. Esto es lo que Ud. debe de hacer también.

Nosotros en el ministerio Living Word Missions implementamos la visión que Dios nos ha dado ("Ayudar a llevar el mensaje de la Palabra de Fe a todo el mundo") a través de centros de entrenamiento bíblico interdenominacionales y sus alcances. Ese es nuestro mecanismo. Si yo no le diera a la gente una manera de llevar la palabra de fe a todo el mundo, la visión tropezaría. Reciba la visión; obtenga el plan; imparta la visión; y entonces impleméntela. No se debe de parar en el camino. Si lo hace, nunca se hará el trabajo.

Por ejemplo, en Africa estamos enseñando educación religiosa a más de 100,000 niños cada semana en las escuelas. ¿Quién está haciendo la enseñanza? Yo no. No soy capaz de hacer eso. Mi horario es tal que no puedo ir personalmente a las escuelas públicas. ¿Entonces quién está haciéndo la enseñanza? Los estudiantes de la escuela bíblica. Son ellos.

Miles de estudiantes de la escuela bíblica enseñan voluntariamente en las escuelas públicas. Ellos están alcanzando a sus naciones. Hemos suplido el mecanismo para que ellos implementen la visión ("llevar la palabra de fe a toda Africa del Oeste"). Nosotros organizamos el entrenamiento a través de centros de entrenamiento bíblico; suplimos los materiales; y, mandamos cartas a los Directores para organizar las clases. De hecho, tenemos miembros del personal que trabaja tiempo completo que establecen el mecanismo y entonces conectan a la gente.

Tenemos testimonios de maestros, que prueban que este método trabaja. Hablan de como sus vidas están siendo cambiadas junto con las de los niños. No obstante, si yo nada más les hubiera dicho que vayan y enseñen sin darles la preparación y equipo que necesitan, no sería un líder con éxito o efectivo. El trabajo no se haría; la visión no se llevaría a cabo.

El mismo tipo de sistema es usado en todas las otras áreas de ministerio en los centros de entrenamiento bíblicos (evangelismo, alabanza y adoración, y desarrollo económico, por mencionar algunas). Nosotros entrenamos y equipamos a los estudiantes, y después los enviamos a ministrar. Suceden milagros; vidas son cambiadas.

Ud. no puede culpar a la gente por ser lenta en envolverse. Solo porque se le dice a alguien: "Ve y se un ganador de almas." no quiere decir que ya va a pasar. Deben de ser motivados a venir al lado y ayudar y entonces se les da la habilidad para realmente hacer algo al respecto. Primero que nada, necesitan caminar con Ud. Entonces, permítales que lo observen. Ellos comenzarán a sentirse cómodos una vez que vean como opera. Si Ud. les deja ver el éxito, querrán ser parte de él.

Una vez oí de un exitoso pastor de una iglesia de más de 5,000 explicarlo en otra manera. El describió la manera en que esa iglesia en particular implementa su visión de alcanzar la comunidad al decirles que ellos hacen que los miembros de la iglesia "nazcan de nuevo, de nuevo". Ahora, Ud. y yo sabemos que alguien nace de nuevo una sola vez, pero el pastor usa esa ilustración para mostrar qué pasa cuando la gente se envuelve en implementar la visión. Se le anima a la gente a que estén en las líneas de batalla. El liderazgo los desafía a que traigan gente de las calles y los barrios bajos. Enganchados con esta visión, traen a la gente. Cuando el llamado de altar es dado el domingo en la mañana y cientos de personas pasan, es cuando la gente "nace de nuevo de nuevo".

La gente dice: Bendito sea Dios, yo traje a ese hombre .

El es mi vecino. Yo lo traje. Esta naciendo de nuevo.

Ellos ven que la visión está siendo implementada; los resultados están allí en frente de ellos; y se emocionan por ser usados por Dios.

A la mejor algunos de Uds. líderes dirán: Ese Pastor solo tiene suerte de tener gente como esa en su congregación." A pesar de eso yo insisto, que si la gente que está guiando no está entusiasmada, es porque Ud. no está entusiasmado. Voy a decir algo muy sincero, pero de mi corazón y con un espíritu correcto. Todos sabemos que todo lo que pasa en una iglesia es delegado a través del pastor. Lo mismo es verdad en un ministerio con su director o cabeza. Si el Pastor está de acuerdo con una convivencia de mujeres, se lleva a cabo; si no lo está, no se lleva a cabo. ¿No es eso cierto? En esencia todo sucede a través del pastor o líder. Así que, ¿no es también cierto que cualquier cosa que no se está llevando a cabo es también por causa de ese pastor o líder? ¡Debemos tomar responsabilidad!

Si Ud. no está avivado, la gente tampoco lo estará. Una vez más, Ud. no puede dar lo que Ud. mismo no tiene. Recuérdese a sí mismo cual es su trabajo como un líder. Ud. debe de motivar, inspirar, desafiar, animar, entrenar y equipar la gente de Dios para que cumplan Su perfecta voluntad para sus vidas. Bueno, ¡¿no es la voluntad de Dios para ellos que estén entusiasmados acerca de su fe?! ¿No es Su voluntad para ellos que estén alcanzando a la gente, poniendo en obra el plan que El le ha dado?

Yo prediqué por años acerca del hambre espiritual. Ud. no puede hacer que la gente haga algo a menos que tengan hambre espiritual. Si no tienen hambre, no van a hacer nada. Yo terminaba las reuniones frustrado, diciendo: Dios, ¿como le hacemos para que tengan hambre? Me doy cuenta que no tienen. ¿Qué es lo que tenemos que hacer?

Es obvio lo que está pasando en los EUA. Es la misma historia; las preocupaciones de este mundo, los engaños de las riquezas y los deseos por otras cosas (Mar. 4:19). Estas tres juntas, detienen a los Cristianos de llevar a cabo la gran comisión; los paran de llevar a cabo el plan de Dios para sus vidas. Si esto es verdad, ¿como le hacemos para que tengan hambre?

El mejor ejemplo que le puedo dar es el de una persona y un sillón. Come un desayuno grande, se sienta en el sillón, y coge el control remoto del televisor. Se convierte en un "vegetal de sillón". Después de comer una comida grande, regresa al sillón y continua sentado allí todo el día viendo la televisión, "desparramándose" como yo diría. Viene el siguiente día, y pasa la misma cosa. Bueno, ¿no es cierto que cuando Ud. ha comido mucho y después hace nada, no tiene hambre, pero, seguido se encuentra comiendo de todas maneras?

Solo el ejercicio hará que ese "vegetal de sillón" vuelva a tener verdadera hambre. El debe de hacer algo; debe de usar algo de energía. Y estará listo para una comida cuando haya trabajado duro todo el día. Lo mismo es verdad en el espíritu. Nosotros líderes hemos alimentado a nuestra gente la Palabra, y alimentado la Palabra, y alimentado la Palabra hasta que ya tenemos un montón de "vegetales de sillón" en nuestras manos.

Estos "vegetales" ni siquiera están usando lo que tienen, pero siguen comiendo. No están ejercitando sus músculos de fe, no están orando por los enfermos; no están trayendo gente a la iglesia. Ellos solo siguen viniendo a la iglesia a comer a pesar de que no se están ejercitando espiritualmente.

Supla el mecanismo para que ellos sean capaces de empezar a usar lo que tienen. Ayúdelos a implementar la visión que les ha dado. Ellos deben de sentirse parte del plan. Empezarán a tener hambre mientras trabajan para el reino... y entonces crecerán.

Hace años, uno de nuestros líderes del equipo de evangelismo vino a mí muy frustrado. Quería renunciar. Dijo: Estamos viendo miles de personas levantar sus manos a Jesús en las calles, pero no creo que están llegando a las iglesias. Quiero dejar esto. Le animé a ver todo desde una perspectiva diferente; aunque solo diez estuvieran naciendo de nuevo, valdría la pena. Entonces le pregunté como estaba su grupo y como les estaba afectando el ministerio. El respondió: Oh, ellos están entusiasmados; están en fuego, está cambiando sus vidas..... Bueno, cuando lo veo todo de esa manera, vale la pena.

El implementar la visión no nada más afecta al pecador, también afecta a aquellos envueltos. El fuego, el compromiso y la dedicación que tienen sus raíces en la implementación de la visión hacen que todo el trabajo duro valga la pena. Ud. nunca se dará cuenta o entenderá completamente los cambios que han sido hechos en ambos reinos, natural y espiritual (en las vidas de aquellos envueltos y aquellos alcanzados). Supla a la gente con un mecanismo, y entonces apártese y vea lo que el Señor es capaz de lograr.

El Lado Práctico de la Implementación

Ud. puede estar pensando que todo esto suena bien pero que esa información en sí misma no ayuda. Yo sé que la aplicación práctica de estos principios es esencial para el éxito; conocimiento solo no es suficiente. Permítame compartir un ejemplo de como Ud. puede (paso por paso) ver la visión y el plan implementados. Vamos a usar el testificar como nuestro ejemplo. Es el elemento clave para que llevemos a cabo la gran comisión; aún así, solo compartir la palabra de Dios al respecto no consigue que el trabajo se haga.

La mayoría de la gente tienen temor de testificar. Una vez oí que se dijo que nosotros los Cristianos somos los únicos pescadores que tenemos miedo de los pescados (y aún de las lombrices que se usan para atrapar a los pescados). Nosotros en el mundo Carismático tenemos algo diferente que ofrecer: el Espíritu Santo y la llenura de la Palabra de Dios. A pesar de que hay mucha gente que son nacidos de nuevo, muchos no caminan en la llenura de la Palabra. Renueve las mentes de aquellos a los que les ministra; muéstreles lo que tienen para ofrecer a otros a través de Cristo.

Primero, Ud. debe de entregar la visión. Dígale a la gente que Ud. está guiando como Dios le a dirigido (como cuerpo) a alcanzar su comunidad. Segundo, déles un plan: "Nos gustaría hacer algo especial para la comunidad, y queremos que Ud. se envuelva. Nos estaremos reuniendo el sábado por la mañana de nueve a once y media. Solo se tomará dos horas y media. Eso es todo el tiempo que tiene que invertir." Si Ud. lo respalda, la gente seguirá. Si Ud. está inspirado, inspirará a otros.

El próximo paso es el de implementar el plan que Ud. le ha dado a la gente. Reúnanse el sábado por la mañana como planearon. A la mejor tendrá que usar la primera reunión como una sesión de entrenamiento antes de que haga que salgan. Después de eso, comience cada sábado con treinta minutos de oración. Un escenario típico sería el siguiente: 1) reúnanse y oren, 2) envíelos en pares, 3) haga que vayan a una colonia, y 4) dígales que visiten un máximo de tres casas. Haga las metas alcanzables; tres casas no será un reto muy grande. Haga que mantengan un registro de las casas conforme avancen.

Explique a los grupos que salir no tiene que ser difícil. Dígales que hagan todo sencillo: "Hola. Somos del Centro Cristiano _____________, aquí cerca. Simplemente hemos venido porque nos importa esta colonia. ¿Hay alguna necesidad en su hogar por lo que podamos orar? ¿Alguien sin trabajo? ¿Hay alguien enfermo? ¿Tiene algunas necesidades o problemas? Nos gustaría ayudarle." Déjele saber a los grupos que cuando entren a orar no deben de testificar; y que no deben de tratar de ganarlos a Jesús. Haga que los grupos les muestren amor porque la fe trabaja por el amor (Gal. 5:6).

Como ya lo hemos dicho, la mayoría de los Cristianos están aterrorizados del rechazo de testificarle a alguien. Aun así, tenemos la Palabra y el Espíritu Santo. Así que, vamos a darles lo que si tenemos: la vida de Dios y el poder de Dios. Desafíe a los grupos; rételos a que crean que Dios se moverá por alguien porque ellos oran. Edifique confianza en ellos. Déjele saber que su confianza no está basada en sus propias habilidades sino en la Palabra y en el Espíritu Santo.

Ud. alcanzará a la gente cuando implemente su plan en esta manera. ¿Por qué? Se podrá preguntar. Es a menudo que lo más difícil es ver a una persona que uno ama estar herida. Cuando alguien está en medio de una situación así, algunas veces es difícil que tenga fe para sí mismo. El problema lo está acabando. Si Ud. o alguien que Ud. haya entrenado va con sus vecinos y muestra preocupación e interés por ellos y los que ellos aman, estarán más abiertos a Ud. y a su mensaje. Estoy seguro de que Ud. puede recordar veces en las que se ha sentido lleno de impotencia al ver alguien que Ud. ama herido. Interés en el bienestar de alguien más (ya sea físico, emocional o espiritual) puede abrir la puerta para que Ud. ministre.

Cuando las necesidades inmediatas de una persona son suplidas por el Señor, ellos son atraídos a El. Anime a la gente que Ud. entrena. Dígales que tomen un paso a la vez. Desafíelos a que se atrevan a creer a Dios por las necesidades de la gente.

Yo estaba en Monrovia, Liberia en 1986, predicando un par de noches en una reunión en una iglesia. Después del servicio un hombre vino y dijo: Hno. Russ, podría orar por mí. Necesito un trabajo.

Le pregunte: ¿Crees que Dios es más grande que un trabajo?

El dijo: Sí.

Entonces oré: Padre, te doy gracias por un trabajo para este hombre. Creeremos que tú le darás uno. Tú lo amas. El es tu hijo. Creemos que lo recibimos ahora. Levantamos nuestras manos y te damos las gracias por ello en el nombre de Jesús. Amén.

Después de que oré por el hombre, regresé a la iglesia. Yo no sabía que la taza de desempleo en el país era de setenta a ochenta por ciento en aquel tiempo, y estoy contento que no lo sabía cuando oré. Nueve por ciento de desempleo es malo, pero, ¡setenta a ochenta por ciento!

La próxima noche estábamos en la iglesia. Durante la alabanza y adoración sentí que alguien me estaba jalando el saco: Venga, quiero hablar con Ud.

Fuimos afuera, y continuó: Quiero compartir con Ud. lo que ha pasado. Tuve un desayuno esta mañana, y una señora vino y me dijo: Tengo un trabajo para ti si lo quieres.

¡Aleluya! En menos de veinticuatro horas el ya tenía trabajo. No había estado trabajando por años. ¿Por qué sucedió? Yo tengo la Palabra y el Espíritu Santo en mí, y desaté fe por él.

Será más fácil alguien desatar su fe cuando no son ellos los que están mirando la situación todos los días. Eso quiere decir que Ud. y los que Ud. entrena a la mejor serán más capaces de suplir las necesidades de sus vecinos que inclusive ellos mismos. Nosotros tenemos el poder del Espíritu Santo. Tenemos la Palabra. Ciertamente podemos desatar fe por la gente de nuestras propias comunidades.

Dios se Moverá por los Pecadores

Yo he estado en grandes cruzadas en Africa donde he visto a los inválidos caminar, a los sordos oír, y a los ciegos ver. En una cruzada en particular, el ochenta por ciento de la gente que vino a la plataforma para decir como habían sido sanados eran Musulmanes. La gracia de Dios está disponible para el pecador. El suplirá sus necesidades y al hacerlo, El atrae al hombre a sí mismo. Adoctrine a la gente en eso: El Señor sí se mueve por los pecadores. Si Ud. como líder hace que se entusiasmen en cuanto eso, ellos empezarán a desatar su fe por los pecadores. Cuando lo hagan, ellos verán las necesidades de la gente suplidas.

Cuando Ud. comience a suplir las necesidades de la gente, ellos empezarán a hacer preguntas. Ellos querrán saber el nombre de la iglesia u organización. Preguntarán: "De nuevo, ¿cual era el nombre de esa iglesia? ¿De donde son Uds.?" Su preocupación e interés los atraerá; ellos querrán ser parte de lo que Dios está haciendo.

Aunque nadie empiece a venir a la iglesia por causa de sus esfuerzos, Ud. podrá agradecerle a Dios por las vidas tocadas y las necesidades que han sido suplidas. Entonces descanse y mire lo que lo que hace por la gente que ha tomado parte. Le garantizo que estarán de regreso en la iglesia diciendo sus testimonios y entusiasmando a aquellos que estén a su alrededor. Si Ud. los deja que compartan, ellos "infectarán" a la iglesia con su entusiasmo. El resto de la iglesia también querrá envolverse.

 

 

Aquí hay otra historia verdadera de como esto ha trabajado en la practica:

Como ya he compartido, nosotros trabajamos en las escuelas públicas en Africa del Oeste. En Liberia, por ejemplo, tenemos permiso de las autoridades más altas de enseñar educación religiosa a los niños en las escuelas. Nosotros suplimos los maestros, los materiales, y el entrenamiento para el programa. Sin embargo, hemos tenido que hacer las cosas en una manera diferente en Sierra Leona donde el Ministerio de Educación está compuesto en su mayoría por Musulmanes.

Ya que los líderes del Ministerio de Educación son Musulmanes, el Señor nos dio otro plan para Sierra Leona. Nos dijo que habláramos con los Directores y Subdirectores de las escuelas. Al hacerlo así, esencialmente estaríamos evitando el liderazgo Musulmán.

La próxima vez que tuvimos escuela bíblica, le pedí a todos los Directores y Subdirectores que se quedaran después de la escuela. Diez o doce de ellos vinieron. Les dije como habíamos organizado el programa de educación religiosa en Liberia. Y entonces les compartí como yo creía que el Señor nos estaba dirigiendo a hacer la misma cosa en Sierra Leona. ¡Les encantó! Todos ellos nos abrieron sus escuelas.

Comenzamos supliendo maestros, materiales y entrenamiento. Cuando los directores vieron el programa trabajar se entusiasmaron. Cuando les preguntamos si conocían a otros Directores que podrían querer el mismo programa, entusiasmadamente comenzaron a darnos más y más contactos.

Hoy en día tenemos maestros que están yendo a las escuelas por todo Freetown, enseñando a los niños. Aún así, comenzó con diez o doce que se entusiasmaron y empezaron a compartir lo que estaba sucediendo con sus colegas. Yo había compartido la visión, teníamos un plan, ellos nos ayudaron a implementarlo y hemos tenido éxito.

Líderes, Uds. deben de implementar la visión. Hacer que la gente se envuelva asegurará el éxito. Aquellos que Ud. guíe querrán ser parte de la visión así como Ud. los motive, inspire, desafíe y anime. Entonces debe de entrenar y equipar a la gente que Ud. guía para que vayan y hagan el trabajo. Cuando haga estas cosas, la voluntad de Dios para ellos y para el ministerio será llevada a cabo.

UD. NO PUEDE HACERLO SOLO

Como líder Ud. tendrá que trabajar con la gente para hacer que la visión sea implementada. A pesar de que parezca más fácil que lidiar con mucha gente, Ud. no puede hacerlo por sí mismo. Ud. necesita un equipo de personas trabajando con Ud. que están conectados con la misma visión celestial. Ud. debe, primeramente, delegar espiritualmente al impartir la visión (lo cual ya hemos cubierto), y entonces Ud. debe delegar naturalmente dando responsabilidades a aquellos que ha escogido para ayudarle.

Piense en un equipo de béisbol. Mejor, vaya un paso más y piense en el equipo que gana las series del campeonato de cualquier año. Ninguna persona puede tomar el crédito por ganar el trofeo. El "Manager" del equipo no lo hizo solo, ni tampoco puede hacerlo Ud. A pesar de eso, muchos ministros de alguna manera creen que el llevar a cabo la visión de Dios solo puede hacerse por ellos, sus esfuerzos y sus talentos. ¿Como puede ser esto? El pitcher, el hombre de segunda base y el "manager" (sin mencionar el resto del equipo y los entrenadores) cada uno tiene un papel importante que jugar si ese equipo va a ganar. Lo mismo será verdad para Ud. como líder. El equipo entero debe trabajar junto para ver la visión de Dios hecha realidad.

Escogiendo su Equipo de Liderazgo

Escoger a las personas correctas para ocupar posiciones de liderazgo quizá será uno de sus retos más grandes como líder. Ellos van a ser el fundamento del equipo. Primero y antes que nada, ellos deben de estar conectados a la visión de Dios igual que Ud. Ud. no quiere que la gente nada más esté con el ministerio temporalmente. Si están conectados a Ud. y su personalidad, no va a trabajar. Ellos deben de estar allí para llevar a cabo la visión de Dios. Asegúrese que le da responsabilidades solo a aquellos que están conectados. ¿Como sabe quienes son los correctos? Haga lo mismo que Jesús hizo: La historia de la iglesia nos dice que Jesús tuvo hasta quinientos discípulos siguiéndolo diariamente. El no nada más tenía doce. ¿Hizo líderes a todos los quinientos? ¡No! El delegó responsabilidad a setenta y entonces a doce. ¿Como supo a quién escoger?

Primero debe de darse cuenta que Jesús caminaba con sus discípulos diariamente; El los conocía. Algunas veces, se nos ha dado la opinión de que solo entró al pueblo y jaló a doce hombres de la multitud para ayudarlo. Eso no fue lo que paso. Si Ud. va a seguir los pasos de Jesús, Ud. debe de conocer a la gente que está trabajando junto a Ud. Segundo, Jesús era un hombre de oración. El escogió a sus asociados más cercanos después de pasar tiempo en el monte. Ud., también, debe oír de Dios.

Nosotros seguimos el ejemplo de Jesús. En los centros de entrenamiento bíblico siempre presentamos la visión celestial a los estudiantes del segundo año. Compartimos con ellos lo que creemos que Dios está diciendo que hagamos para poder llevar el mensaje a la nación. Decimos lo que Dios está diciendo acerca de alcanzar a las masas con el mensaje que cambiará vidas (así como ha cambiado sus vidas). Entonces les explicamos que necesitamos gente que se envuelva. Les pedimos que oren al respecto.

Simplemente anunciamos una reunión que estaremos llevando a cabo en tal lugar a tales horas y que si están interesados. No es obligatorio que vayan. Solo queremos que vengan aquellos que sienten que Dios quiere que se envuelvan con el ministerio. De cuatrocientos estudiantes, cuarenta personas vendrán. ¿Adivine con quién vamos a estar trabajando? Esos cuarenta.

Comenzamos con entrenamiento de liderazgo. Después de un tiempo, ministramos a aquellos que vengan, compartiendo más de la visión celestial. Comenzamos a entrenarlos y a equiparlos para ser líderes. Continuamos trabajando con ellos y, muy pronto, puede que queden veinte de los cuarenta. Esos veinte se han apegado a la visión celestial, cumpliendo los requisitos que les hemos dado. Después de pasar tiempo en oración, seleccionaremos entonces a los que sabemos que están listos. Aquellos escogidos serán los que pongamos en posiciones de liderazgo.

Este proceso ha probado ser efectivo una y otra vez. Además, los que toman el entrenamiento y son escogidos no nos van a traicionar en el futuro. Podemos confiar que no van a hacer las cosas bajo nosotros. De hecho, ellos nos defienden cuando viene controversia; ellos hablan a nuestro favor.

La razón de nuestro éxito es simple: Los líderes que escogemos se han conectado con la visión celestial. Y si Ud. selecciona personal (ya sea voluntario o pagado) que no lo estén, tendrá problemas. Ellos lo sabotearán.

Podrá creer que sabotaje es una palabra muy fuerte, pero le estoy diciendo la verdad. Un ejemplo probaría mi punto; Si el líder de alabanza y adoración no está conectado a la visión, él querrá hacer su propia cosa. Tendrá sus propios intereses. Cuando Ud. como líder no esté allí en la reunión con las doce personas de la alabanza y adoración, él estará vertiendo su visión y su plan en ellos. Juntas, estas cosas sabotearán y minarán el ministerio y su efectividad. Ud. debe asegurarse de que los lideres claves en el ministerio están conectados con Ud. Entonces ellos, en turno, impartirán la visión que Dios ha dado y no la suya.

Designando Asignaciones

Ya hemos establecido el hecho de que para que pueda tener éxito como líder Ud. debe escoger la gente correcta para ayudarlo. Pero no nada más se trata de eso. Piense de nuevo en un equipo de béisbol. ¿Qué tal si el entrenador escogiera nueve jugadores pero nunca les dijera cuales son sus posiciones? Habría un gran caos en el campo de juego. Lo mismo es verdad para Ud. y su equipo de liderazgo. Ud. debe designar asignaciones. En otras palabras, los jugadores del equipo necesitan saber exactamente por lo que van a ser responsables.

En una iglesia, por ejemplo, las posiciones o asignaciones podrán ser alabanza y adoración, niños, administración, alcances y misiones. Ud. necesitará diferentes personas a cargo de cada área. La persona puede ser un miembro del personal de tiempo completo o un voluntario, pero debe de haber alguien que es responsable por lo que pasa en esa área en particular. Si Ud. no es especifico en sus asignaciones, las cosas no se harán, y la visión no se llevará a cabo.

Una vez que Ud. haya escogido gente que esté a cargo de las diferentes áreas del ministerio, ellos, a la vez, deben escoger personas que los ayudarán. Ellos también deben de entender la importancia que su área especifica tiene en el cumplimiento de la gran visión en su totalidad. Eso es verdad en casi toda organización o negocio, y es especialmente verdad en un equipo deportivo. Todos los que están trabajando con Ud. necesitan saber su lugar y su papel que van a jugar en cumplir la visión celestial.

El Discipular Hará la Diferencia

El discipulado es la clave para hacer que esto suceda. Si Ud. está discipulando, Ud. se está invirtiendo a sí mismo en aquellos que están trabajando con Ud., aquellos que se han conectado con la visión celestial. Déles lo que Dios le ha dado, y así todos estarán jugando en el mismo campo. Esto toma tiempo, sacrificio y compromiso, pero es de extrema importancia si Ud. desea tener éxito. Los líderes deben de tener mucho cuidado porque siempre será más divertido solo predicar y estar a cargo. Ud. debe ser diligente en sus esfuerzos de discipulado.

Así como discipule y haga que la gente se envuelva en las responsabilidades del ministerio, ellos empezarán a verse como parte del cuadro completo. En otras palabras, ellos no solo serán espectadores de un juego; ahora serán un jugador del equipo que tiene un papel activo que desempeñar. Ud. como el líder estará actuando como un entrenador; motivando, inspirando, desafiando, animando, entrenando y equipando a los miembros del equipo para cumplir el plan de juego de Dios.

Déles la Autoridad para Hacer el Trabajo

Si va a tener éxito, Ud. siempre debe de darle a alguien autoridad cuando les da responsabilidad. Demasiadas veces, líderes entrenan gente y les dan responsabilidades (tal como deberían), pero entonces ellos le dicen como hacer todo. Intencionalmente o no, el líder puede recoger todas las responsabilidades que acaba de delegar y crear un problema para sí mismo en el proceso. Por ejemplo, si Ud. le da al hno. Juan la responsabilidad de administrar la librería, permítale tomar las decisiones. No regrese a moverle todo de lugar; no le quite las cosas de las manos. Estará caminando sobre él; lo estará hiriendo se de cuenta o no. Piense como se sentiría si alguien le hiciera eso a Ud. El empezará a pensar: Pensé que yo era el que estaba a cargo de esto.

Esto no es para decir que Ud. no tiene control sobre lo que sucede. Las reuniones de personal o de informes son el lugar para discutir cambios si se necesitan hacer. Hay un tiempo y un lugar para todo. Ud. quiere motivar a la gente, no desanimarla. Permítales que crezcan en los trabajos que les da. Un poco de corrección y moldeo podrá necesitarse de vez en cuando, pero no los mate cortando todas sus ideas y planes.

"Hno. Russ, Yo estaba haciendo lo que Ud. dijo que hiciera."

"Si, pero no lo hiciste en la manera que yo lo quería"

"Ud. no me dijo eso. Yo solo estaba haciendo lo que creí mejor. Cuando oré al respecto, sentí que esto era lo que estaba supuesto a hacer."

No sea una "prima donna", alguien egocéntrico o temperamental, que tiene que controlar todo. En el curso de la eternidad no va a hacer ninguna diferencia donde fueron colocadas las sillas o que libros fueron puestos a la orilla de la mesa, ¿o si?

Aún así, hay líderes que están dispuestos a pisar o a ofender a alguien porque tienen el punto de vista de "yo estoy bien, y tú estás mal". Necedad. Cuando actúa así, Ud. no está interesado en los otros, y ciertamente no está interesado en se cumpla el plan de Dios para sus vidas.

Cuando Ud. delegue, déle a aquellos que ha puesto en liderazgo la oportunidad de expresar el don y el llamado que Dios ha puesto en ellos. Déjelos florecer. No se sienta amenazado por ellos. En vez, déjelos que se envuelvan en el fluir. Déles la oportunidad de predicar; pídales que den los anuncios; déles proyectos especiales que completar. En el ministerio he organizado las cosas de tal manera que ahora cada vez tengo menos responsabilidades en los centros de entrenamiento bíblicos. Continuamos dándole oportunidades a la gente de cumplir el plan de Dios, Su plan para sus vidas, y ahora están haciendo un trabajo maravilloso. Ellos llevan todo muy bien sin mí. Lo mismo puede ser cierto para Ud. y aquellos que guía.

De hecho, los dos centros de entrenamiento bíblicos que yo fundé y dirigí personalmente son administrados actualmente por miembros del personal nacional. La escuela en Monrovia, Liberia, actualmente tiene más de 2,000 estudiantes, y la de Freetown, Sierra Leona, tiene más de 1,700. Ambas se proveen a si mismas financieramente. Yo ya no tomo las decisiones; no digo lo que se hace. Ellos se conectaron con la visión y tienen que correr con ella, ¡dando tremendos pasos para el Reino!

Aquellos que Ud. esté guiando nunca florecerán ni cumplirán el llamado de Dios si Ud. camina sobre ellos debido a sus propios temores. En vez, déles el espacio que necesitan para crecer. Su temor esencialmente los reprimirá. Hará también que recoja las responsabilidades que ya les había dado, sobrepasar las decisiones que han tomado en sus áreas de autoridad.

He oído ministros decir : Oh, hermano, no puedo hacer eso [permitirle tomar decisiones sin envolverme]. El podría tratar de hacer su propias cosas.

Si él está conectado a la visión celestial, no sucederá. Pero si Ud. continúa caminado sobre él, temiendo lo que él pueda o no pueda estar haciendo, una herida saldrá y crecerá con el tiempo (aunque él no diga nada). Después de unos meses él hará un coraje y dirá: Renuncio. Me voy de aquí. Ud. se quedará preguntadose que sucedió.

LA IMPORTANCIA DEL TIEMPO CORRECTO

"Llegué, pues, a Jerusalén, después de estar allí tres días, me levanté de noche, yo y unos pocos varones conmigo." (Nehemías 2:11-12).

Ud. puede tener una visión, el plan para llevarla a cabo y la gente para implementarlo, pero si no lo hace en el tiempo correcto todo puede fallar. ¡El tiempo correcto es importante!

Necesita tener el tiempo de Dios. El podrá darle una visión y el plan para hacer que suceda, pero no siempre será el tiempo correcto. Ud. encontrará el tiempo de El en oración. Obtenga Sus direcciones para cada paso. ¿Qué tal si Nehemías solo hubiera venido a Jerusalén diciéndole a todos que él tenía que reconstruir el muro? ¿Hubiera la gente oído? Nehemías tomó un paso a la vez, obteniendo la dirección del Señor todo el tiempo.

Usemos a Josué de nuevo como otro ejemplo; Josué tuvo la visión de llevar a los hijos de Israel a la Tierra Prometida. Inclusive tenía la promesa de Dios de que El mismo estaría con él, pero si Josué hubiera dejado de buscar la dirección y el tiempo correcto de Dios, hubiera estado en problemas. Uno de los mejores ejemplos es la batalla de Jericó. Solo podemos imaginarnos que hubiera pasado si los hijos de Israel no se hubieran esperado hasta el séptimo día para tocar las trompetas. Era la visión de Dios que sus hijos tomaran posesión de la Tierra y Su plan que capturaran Jericó, pero el éxito se basaba en el tiempo correcto.

No se llene de ansiedad; pues ésta, seguido, hace que los líderes se equivoquen; haciendo grandes errores los cuales algunas veces no pueden componerse o repararse. Si Ud. no depende completamente en el Espíritu Santo, tendrá problemas. Su mente natural tratará de descifrar todo, y su carne hacerle que se mueva muy impetuosamente. Ya que El es el que le dio los planes para empezar, permítale que le diga cuando avanzar. Deje que El le de la luz verde.

PARTE TRES: FORTALEZA, VALOR Y OBEDIENCIA

LOS ESENCIALES DEL ÉXITO

"Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas." (Josué 1:5-7)

A Josué se le dieron instrucciones claras de que iba a tener que caminar en fortaleza, valor y obediencia si iba a llevar a cabo la visión. Nada ha cambiado. Los líderes hoy en día también deben esforzarse, ser valientes y obedientes a la palabra de Dios si van a hacer todo lo que el Señor les ha mandado. Fortaleza, valor y obediencia no son opciones; por el contrario, las tres son esenciales para eventualmente tener éxito como líder.

fortaleza 1. Ser fuerte o tener poder. 2. a. El poder o habilidad de resistir fuerza, presión o uso. b. El poder para resistir ataques. 3. Intensidad. 4. Una fuente de poder o fuerza.

valor La habilidad de enfrentarse al peligro sin temor.

obediencia Obedecer o estar dispuesto a obedecer, como un mandato.

Dejémoslo perfectamente claro, los líderes deben de esforzarse y ser valientes si van a tener éxito. Como Ud. sabe, todos nosotros volteamos a los líderes para fortaleza en situaciones difíciles. Un líder define la calma en medio de los problemas. La gente es la misma en todo el mundo; están buscando fortaleza y valor. Su vida debería de inspirarlos a que vayan y hagan las cosas que Dios les ha llamado a hacer (aun en medio de las dificultades); si es débil y temeroso (le falta valor), Ud. no va a inspirar a nadie.

Fortaleza

Nuestra fortaleza debe de venir del Señor mismo. Efesios 6:10 nos dice que nos "fortalezcamos en el Señor, y en el poder de Su fuerza". Eso quiere decir que usted debe de estar apegado a Dios. Si mantiene sus ojos en El, Ud. podrá completar lo que se ha puesto delante de Ud. Esperar en El (pasar tiempo con El) es la clave para mantener su fuerza. Así como un levantador de pesas aumenta sus músculos para que pueda ser más fuerte cuando venga la prueba, Ud. también debe de edificarse así mismo orando (Jud. 1:20) y pasar tiempo en la Palabra (Hec. 20:32) para que esté listo cuando vengan los desafíos.

Fíjese en la definición de fuerza. Si se da cuenta, no nada más es ser fuerte o poderoso; es su habilidad para resistir ataques. Saber quien es Ud. en Cristo y conocer la autoridad que El le ha dado será esencial para que pueda resistir los ataques del enemigo. ¡La fortaleza que Ud. necesita siempre la encontrará en El!

Valor

Como líder Ud. debe de poder enfrentar el peligro sin temor. Aquellos que Ud. guíe se estarán fijando en Ud. para dirección. No importa la situación en la que se encuentre, el temor no es de Dios. La respuesta del Señor para el temor es poder (fuerza), amor y dominio propio, de acuerdo a 2 Timoteo 1:7. Para poder enfrentarse al peligro sin temor, Ud debe de tener estas tres. No tendrá temor cuando sepa que Ud. está en Cristo; no tendrá temor cuando sea gobernado por el amor, pues "el perfecto amor hecha fuera el temor" (1 Jua. 4:18); y, tampoco tendrá temor cuando tenga la mente de Cristo (1 Cor. 2:16).

El valor inspira a otros. Ud. se sorprendería si supiera como una simple palabra de un líder puede motivar a aquéllos que él guía, aun en medio del peligro. Por el otro lado, lo opuesto también es verdad. Uno de los mejores ejemplos sería el reporte que los doce espías trajeron de su primer viaje a la Tierra Prometida. Solo Josué y Caleb hablaron con valor y fe. Los otros diez inspiraron temor en los Israelitas (se dijo que sus corazones se habían derretido), de tal manera que los hijos de Israel se rehusaron a ir y poseer lo que el Señor ya les había dado (Núm. 13-14; Jos. 14).

Obediencia

La fortaleza y el valor no son suficientes para hacer el trabajo. Ud. debe de ser obediente a la palabra de Dios (la palabra escrita y la palabra hablada). Se estaría engañando así mismo si Ud. cree que podrá lograr algo sin hacer lo que El le pide. Se podrá preguntar por que estoy diciendo esto siquiera, pero se sorprendería del número de buenos líderes que han caído y que aún peor, ya no pudieron llevar a cabo la visión de Dios debido a su desobediencia.

"Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que observa en un espejo su rostro natural. Porque él se observa a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace." (Santiago 1:22-25)

Los lideres deben de tener la madurez espiritual para mirarse en un espejo espiritual. Deben hacerse algunas preguntas duras: ¿Qué hay en mí que está haciendo que el ministerio crezca; qué hay en mi propia personalidad que está deteniendo las cosas; en qué he ofendido a otros; cuando dije algo que no debía?

Recientemente, en un tiempo de oración, el Señor me dio los nombres de cuatro personas a las cuales tenía que pedir disculpas. Necesitaba enviarle a una persona una ofrenda de quinientos dólares que lo había pensado pero nunca los había enviado.

 

Esté dispuesto a ser ajustado por la verdad de la palabra de Dios. Nunca podrá guiar a otros exitosamente si Ud. mismo no está caminando en la luz de toda Su palabra. A Josué se le dijo que debería observar toda la ley. La obediencia será su garantía de que Ud. tendrá éxito cómo líder. Permanezca enseñable y sea rápido para juzgarse para que el trabajo que Dios lo ha llamado a hacer avance sin ningún obstáculo.

Fortaleza + Valor + Obediencia = Exito

"Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien." (Josué 1:7-8)

Josué necesitaba las tres características para convertirse en el líder que Dios quería que fuera. hubo muchas batallas que lo estaban esperando, y su éxito o fracaso (y el éxito o fracaso de Israel) dependía de estas tres cosas. Como líder él tenía que motivar, inspirar, desafiar, animar, entrenar y equipar a los hijos de Israel para que fueran e hicieran todo lo que Dios quería. Ud. también recuerde estos esenciales para el éxito.

Medite en estas Escrituras:

"Jehová es mi fortaleza y mi cántico, y ha sido mi salvación. Este es mi Dios y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré." (Exo. 15:2)

"Guardad, pues, todos los mandamientos que yo os prescribo hoy, para que seáis fortalecidos, y entréis y poseáis la tierra a la cual pasáis para tomarla." (Deu. 11:8)

"Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará." (Deu. 31:6)

"Y Josué les dijo: No temáis, ni os atemoricéis; sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová a todos vuestros enemigos contra los cuales peleáis." (Jos. 10:25)

"Esforzaos, pues, mucho en guardar y hacer lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés, sin apartaros de ello ni a diestra ni a siniestra." (Jos. 23:6)

"Dios es el que me ciñe de fuerza, y quien despeja mi camino." (2 Sam. 22:33)

"Buscad a Jehová y a Su poder; buscad Su rostro continuamente." (1 Cró. 16:11)

"Alabanza y magnificencia delante de El; poder y alegría en Su morada." (1 Cró. 16:27)

"Entonces serás prosperado, si cuidares de poner por obra los estatutos y decretos que Jehová mandó a Moisés para Israel. Esfuérzate, pues, y cobra ánimo; no temas, ni desmayes." (1 Cró. 22:13)

"Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos." (1 Cró. 29:12)

"Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en El confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio." (Sal. 18:2)

"Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino." (Sal. 18:32)

"Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?" (Sal. 27:1)

"Aguardad a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová." (Sal. 27:14)

"Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz." (Sal. 29:11)

"Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón." (Sal. 31:24)

"Tu Dios ha ordenado tu fuerza; Confirma, oh Dios, lo que has hecho para nosotros." (Sal. 68:28)

"Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos." (Sal. 84:5)

"El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; pero es destrucción a los que hacen maldad." (Prov. 10:29)

"Si estáis dispuestos y obedecéis, comeréis el bien de la tierra." (Isa. 1:19)

"El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas." (Isa. 40:29)

"Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán." (Isa. 40:31)

"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré, con la diestra de mi justicia." (Isa. 41:10)

"¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?" (Rom. 6:16)

"Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad..." (2 Cor. 12:9)

"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de Su fortaleza." (Efe. 6:10)

 

** Por Favor recuerde que estas son solo unas cuantas de las tantas escrituras que se pueden encontrar acerca de estas tres áreas.

PARTE CUATRO: CLAVES PRACTICAS DE LIDERAZGO

NO PERSIGA EL TALENTO

Si Ud. va a ser un líder con éxito, Ud. no debe de escoger a la gente que trabaja con Ud. basado en su talento. Si está persiguiendo el talento, se va a decepcionar. El talento no hace a alguien la persona correcta para el trabajo. Mejor, Ud. necesita continuar apegado a Dios, dependiendo de El para que atraiga la gente correcta a Ud.

Ud. tiene que escoger de aquellos que se acercan basados en la visión celestial. Esos son los únicos que querrá conectar. La razón es simple: ellos serán fieles y leales porque sus motivos serán puros. Lo mismo es verdad tanto en el mundo de los negocios como en el de los deportes.

Yo estuve envuelto en atletismo y entrenando por varios años. Y aprendí mucho acerca del juego en equipo como atleta y después como entrenador. Aprendí que no da resultado el perseguir talento. Al principio de mi carrera como entrenador hacía eso. Buscaba al mejor talento; Los consentía y trataba de mantenerlos contentos. Cuando entrenaba basquetbol, trabajé con jóvenes que avanzaron a jugar en la universidad y profesionalmente. A pesar de todo, encontré que no da resultado perseguir a los que tienen talento; se convierten en "prima donnas". Se les infla el ego, se enorgullecen exageradamente y tratan de controlar todo.

Encontré que la mejor cosa era escoger de ocho a diez jóvenes que querían ganar en serio, y entonces moldearlos en un equipo. Trabajaríamos juntos, y haríamos el trabajo como un equipo. Trabaja; lo he visto. El primer año terminamos 0 a 18 en el área de Cleveland. Después de cuatro años terminamos 23 a 1. Jugamos por el campeonato de la ciudad usando estos mismos principios.

Lo mismo es verdad en cualquier campo. El talento no trae el éxito. Debe de tener gente con el mismo corazón y la misma visión. Esa es la única manera que Ud. va a tener éxito.

 

 

COMUNICACIÓN

Líderes, organicen una manera para comunicarse entre Uds. y su personal principal. El personal, ya sea pagado o voluntario, debe de sentir que se pueden comunicar con Ud. Su actitud será el factor determinante, y la gente lo verá fácilmente. Por ejemplo, tome el lado negativo, si Ud. siempre está perdiendo el control, es cortante con la gente y no les permite a otros expresar sus opiniones, su gente no se sentirá cómoda en venir a Ud.

Debe recordar siempre que aunque Ud. pueda ser el capitán del barco, éste no le pertenece a Ud. El ministerio que está guiando le pertenece a Dios. No permita ser llevado por pensamientos de grandeza e importancia. Esa actitud esencialmente detendrá toda comunicación con el personal. Comunicación es la clave si va a tener éxito en implementar el plan que Dios le ha dado. Confíe en la gente que ha puesto en las posiciones de liderazgo; ellos también pueden oír de Dios. Si Ud. quiere que la gente florezca, ellos deben de saber que tienen un lugar en el cual pueden compartir sus opiniones e ideas.

EXPRESE APRECIO

Como líder Ud. necesita mostrar aprecio por su gente. Recientemente leí un reporte que decía que más gente regresaría a la iglesia si se sintieran amadas (no por la predicación, el edificio o el estacionamiento). Si Ud. dirige un ministerio, asegúrese de que es uno que muestra amor y aprecio, y eso debe de comenzar desde arriba. Si Ud. como líder no muestra amor y aprecio, ¿adivine qué? Los otros no lo harán tampoco.

Aprecio debe de ser mostrado a aquéllos que trabajan con Ud. Déjele saber a su personal y voluntarios que Ud. está verdaderamente agradecido por el trabajo que ellos hacen. Póngale valor al tiempo y el talento de ellos. Esa es parte de animarlos y motivarlos a que hagan lo que Dios tiene para sus vidas. Puede que haya aquéllos que solo necesitan esa palabra extra para florecer y crecer. Ud. es responsable como el líder. Nunca olvide que tan importante es esto.

Como un líder, la gente lo va a estar viendo (de adentro del ministerio y de afuera). Siempre déles una razón para regresar; nunca les de una razón para que se vayan.

"Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros." (Juan 13:34-35)

PROTEJA SU LLAMADO

Como un líder Ud. no se puede abrir a todos. Va a haber aquellos que tienen diferentes motivos para querer acercarse a Ud. Aun así, no puede alejarse de todos. Recuerde lo que ya he dicho acerca de escoger a aquellos que les da responsabilidades. Presente la visión celestial, y los que se apeguen son con los que Ud. debe pasar tiempo.

Aun así, ni siquiera a ese grupo se va a abrir completamente. Piense en Jesús; había los setenta, los doce, los tres, y después el uno. En cuanto a mí, ha habido unas cuantas personas con las que me he vuelto muy cercano. Ellas han estado muy envueltas en el ministerio, y me he podido abrir un 97% o 98% a ellos. Me puedo abrir 99% a mi esposa, pero aún hay cosas que uno no le dice ni a la esposa. ¿Correcto? Cosas que solo Dios sabe. Hay unos miembros del personal que conozco que en un ambiente informal se vuelven carnales; yo no puedo compartir todo con ellos.

El problema viene cuando la gente no tiene la capacidad de verlo en papeles diferentes. Estoy hablando de ministerio y la familia o diversión. Tengo que tener cuidado de no abrirme a ellos. Algunos de aquéllos que trabajan con Ud. simplemente no lo van a poder ver descansando con su familia o divertiéndose porque ellos tienden a ser carnales. Así que, Ud. debe de conocer bien a su personal para poder saber exactamente que tanto se puede abrir a ellos. No lo digo en el sentido incorrecto, o sea juzgándolos. Todos son diferentes; todos nosotros estamos operando en diferentes niveles. Ud. verá gente florecer y crecer en un período de tiempo y eso cambiará. Debe de ser lo suficientemente listo para saber cuanto compartir con ellos y cuando. Algunos simplemente no van a soportar como se pone los pantalones, o como se cepilla los dientes, o la manera en que se comporta.

Proteja su llamado. Escoja sus confidentes con cuidado. Siempre podrá decirle a alguien cualquier cosa, pero nunca podrá borrar una confidencia que ya ha sido compartida.

MANEJANDO CAMBIOS DE PERSONAL

Todo ministerio pasará por cambios, eso es algo que todos sabemos. Sin embargo, su éxito como líder será afectado por la manera en que los maneje. Siempre recuerde que Ud. nunca tiene el derecho de tratar de controlar las acciones o decisiones de un miembro del personal. Es incorrecto el tratar de hacerlo aun cuando esté motivado por las mejores intenciones.

El siguiente ejemplo podría ayudarle cuando venga el tiempo de un cambio:

Su Coopastor viene a Ud. y le dice: Creo que Dios me está hablando acerca de un cambio. Creo que me está llamando a ir ser el Pastor de una iglesia.

Su primer pensamiento: No lo puedo perder.

Ud. probablemente no le diría eso, pero podría decir: Yo no creo que esto es Dios. No siento ningún testimonio acerca de esto. Dios no me dijo nada al respecto. Ciertamente Dios me hubiera dicho.

Ud. no tiene el derecho de tratar de controlar sus acciones o decisiones. De hecho, Ud. no tiene el derecho de controlar a nadie. Si Dios le está diciendo que se cambie y se mueva entonces Ud. debería decir: Bendito sea Dios, hermano. Estoy creyendo contigo. Dime lo que es, y te ayudaremos financieramente en lo que podamos. Estamos en esto juntos.

Cuando esa persona se vaya, Ud. tendrá una unidad y una relación que durará por toda la eternidad. El estará presumiendo de Ud., diciéndole a todos los que oigan, que él ha trabajado con Ud. en el ministerio. ¿No es este un mejor final que romper una relación porque Ud. no se salió con la suya o por alejar a alguien de hacer la voluntad de Dios porque no quiere perderlo? Creería que sí.

Ud. se sorprendería al saber cuantos líderes no toman este enfoque cuando se trata de cambios. Conozco ministro tras ministro que se ofenden cuando un diácono, anciano o alguien importante del personal les dicen que quieren moverse. El resultado son contiendas. El líder se rehúsa a trabajar con el que desea partir, y la relación llega a su final. Una vez más, un líder no tiene el derecho de controlar a nadie.

Como líder yo quiero el plan perfecto de Dios para todos aquéllos que están trabajando conmigo. Recuerde la definición de lo que es un líder: Un líder es uno que motiva, inspira, desafía, anima, entrena y equipa a su gente a cumplir el plan perfecto de Dios para sus vidas (no el plan del líder para sus vidas). Si Dios quiere un miembro clave de mi personal en China, yo lo quiero en China. El querer controlar a la gente es de las emociones y la carne. Para empezar, Dios fue el que trajo a esa persona, ¿no creé Ud. que es capaz de traer a alguien más para que tome su lugar?

Esto nos lleva a otro aspecto de un cambio. Siempre les digo a los líderes claves que no deberían planear en partir a menos que ya hayan hecho un discípulo. Si ya han levantado un discípulo y Dios les dice que se vayan, estamos con ellos. Bueno, también Ud. preguntará que hacer cuando Ud. sabe en su corazón que alguien está cometiendo un error. A menos que se lo pidan, no diga ni una palabra. Si ellos vienen a Ud. con sus planes y le piden su opinión, entonces siéntase libre para compartir lo que Ud. piensa.

Ud. no puede ayudar a nadie a menos que se abran y quieran ayuda. Yo nunca he visto a nadie seguir el consejo de alguien que les ha dicho: ¡Te estás equivocando! Solamente he visto que termina en contienda. Anime a la gente si ya están listas para irse, pero es mejor no decir nada si cree que se están equivocando (a menos que pregunten).

Déjeme presentarle otra escena: Tal vez Ud. es el Copastor y siente que tiene que cambiarse. Deja la iglesia y más tarde se da cuenta que ha cometido un error. Tengo un amigo mío que le sucedió esto. Después de seis meses, él llamó al Pastor y le dijo: Hola, no me está yendo bien. Creo que no estaba siguiendo a Dios. ¿Puedo regresar? El Pastor lo volvió a recibir gratamente; y ahora está de nuevo en la misma posición que dejo. ¿Qué habría pasado si él hubiera dejado la iglesia con contienda? Si Ud. cierra la puerta con contiendas, no será capaz de abrirlas de nuevo.

Líderes de ministerio, si realmente aman a aquellos que trabajan con Ud., los dejará que se vayan y los ayudará en el camino. Cuando alguien se vaya, mantenga la puerta abierta; si se da cuenta que se ha equivocado, habrá una manera para que regrese. ¿Por qué haría esto? Por que tiene más interés en la voluntad de Dios para su vida que en tener control sobre él. ¿Cuál sería el costo si se da cuenta de su error? El habría luchado, pero Ud. ya habría puesto el camino para que él sea restaurado en vez de que se pierda. Ame a la gente que Dios le ha dado. Continúe recordándose quien es Ud. como líder y cual es su función. Si Ud. hace eso, pasará la prueba cuando surja una situación dura.

Una vez en nuestro propio ministerio, varios miembros de nuestro personal estaban recibiendo "cambio, cambio" en oración. Cambio; cambio; cambio; cambio. Todos estaban recibiendo la misma cosa. Uno de los miembros del personal vino a mí en medio de todo esto y me dijo: Dios me ha llamado a un cambio, Russ. Creo que voy a tener que dejar este ministerio. Creo que voy a tener que irme y trabajar solo. Dios está diciendo "cambio". Le respondí: Está bien. Ora al respecto. Si eso es lo que Dios quiere, es lo que yo quiero.

Todo el equipo del ministerio estaba recibiendo: "cambio". No solo era este hombre. El pensaba que él era el único. Yo quería la voluntad perfecta de Dios en esta situación. Y si El lo quería allá haciendo lo suyo propio, también yo lo quería. Los dos tomamos tiempo para orar al respecto; y en el período del siguiente mes todo empezó a desplegarse. Dios le había mostrado que se cambiara más allá en Africa del Oeste; el Señor me dio testimonio de lo mismo en mi corazón. El Espíritu de Dios en varias situaciones diferentes, dando testimonio en nuestros espíritus. Ambos llegamos a la conclusión que debería de transferirse en vez de dejar el ministerio; de hecho, él todavía está trabajando con nosotros hoy en día.

¡Tenga cuidado! La contienda y la pérdida de relaciones son precios muy altos que pagar. Yo tengo una opción cada vez que un miembro del personal se me acerca en cuanto un posible cambio. Puedo levantar una bandera roja, diciéndoles que no creo que sea de Dios, o puedo buscar la voluntad de Dios en cada situación en particular. Hay tiempos y temporadas en los dones y llamamientos de Dios. El ordenará que Ud. trabaje con ciertas personas en ciertas temporadas. Si Ud. trata de controlar a aquéllos que trabajan con Ud., causará un corto circuito en el plan de Dios para Ud. y para los miembros de su personal.

Siempre debe de recordar que cualquiera que trabaje con Ud. es responsable ante Dios por las decisiones que ellos toman, no Ud. Es Dios el que los guía; El es el que les habla. Ahora, si tienen suficiente amor y respecto para Ud. y hay una relación sólida, vendrán a Ud. y le pedirán su consejo antes de hacer el cambio. Si no lo hacen, no les de su opinión. Si no tienen la suficiente confianza, madurez y relación con Ud., no les de su opinión (aunque Ud. sepa algo). No es su lugar.

No se intimide por miembros del personal que quieren moverse o hacer cambios. Recuerde, como líder, Ud. ha estado motivando, inspirando, desafiando, animando, entrenando y equipando a aquéllos que trabajan con Ud. para que cumplan la perfecta voluntad de Dios para sus vidas. Los ha estado preparando para hacer lo que Dios tiene para ellos. Muéstreles su apoyo, y si tiene dudas serias, no hay nada de malo con pedirles que oren al respecto un poco más. Los hijos de Dios son guiados por el Espíritu de Dios (Romanos 8:14). Confíe en el Espíritu Santo y entonces ore que ellos oirán la voz del Señor claramente.

NO MINISTRE DE SUS HERIDAS

No abuse su posición y autoridad como líder usando el púlpito para hablar de lo que le está doliendo. Hay muchos predicadores que caen en la trampa de ministrar de sus heridas. Han sido heridos por alguien o algo, y uno puede definitivamente decir cuando están hablando de la persona o la situación. Es como si tuvieran una espina debajo de su montura. Cuando un caballo tiene una espina debajo de la silla de montar, nunca se va a estar quieto. Lo mismo será verdad con Ud.; nunca podrá estar quieto y hacer su trabajo.

Ministrar de sus heridas hará que la gente se aleje de Ud. y del ministerio en vez de atraerlos más. Recuerde que Ud. debe de acercar a todo hombre a Cristo. Eso simplemente no sucederá si Ud. habla de sus heridas y de como le hicieron mal. Tome 1 Corintios 13:5 a pecho. Nos dice que el amor no se ofende. Se levantarán problemas y situaciones en su vida y el ministerio, pero Ud. debe de decidir desde ahora que no se va a ofender. Estará mejor si simplemente permanece alejado de esas cosas.

"Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas creadas a imagen de Dios. De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe de ser así. ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

¿Quién es sabio y entendido entre uds.? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da la sabiduría. Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Esa no es la sabiduría que desciende del cielo sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas.

En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera. En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz." (Santiago 3:9-18 NVI)

Su lengua puede destruir el ministerio que Dios le ha dado si lo permite. La vida y la muerte están en el poder de la lengua. Ud. debe de decidirse. El amor no hablará en contra de nadie o abusará su posición de autoridad. Decida usar su posición para ministrar el amor de Dios, especialmente a aquéllos que lo han herido.

Le advertiré específicamente acerca de juzgar o criticar a otros ministros desde el púlpito. Ni siquiera lo mencione vagamente. Quédese con sus comentarios (especialmente si ha sido herido por otro ministro). Inclusive Ud. podrá estar en lo correcto, pero no está bien si lo que está diciendo no está motivado por amor. No es de Dios si no está motivado por amor. Si Ud. ha sido herido, métase en su recámara con Dios y resuélvalo y entonces déjelo en paz.

 

PARTE CINCO: APOYANDO
A SU LIDER

EL PAPEL DEL SEGUNDO HOMBRE

por David Orr

Primero, y antes que nada, cada "Segundo Hombre" debe de estar conectado con la visión celestial. En otras palabras, nunca debe de estar conectado a la visión particular de un hombre si Ud. está en un papel de ministerio de apoyo. Asegúrese de que está siguiendo una visión del cielo, una que ha sido dada por Dios.

Segundo, debe de saber su lugar en cumplir la visión. Si Ud. ha sido colocado junto al líder para ayudarlo, su trabajo es ser un apoyo ("levantar sus manos"). El "segundo hombre" debe de ayudar al líder a lograr lo que Dios le a puesto delante. Qué honor y privilegio. Ud. no se debería sentir inferior o intimidado por el lugar secundario que ocupa.

El Clamor del Segundo Hombre

"Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo al saber de vuestro estado; pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros." (Filipenses 2:19-20)

¡Qué elogio le da Pablo a Timoteo! Su oración como un "segundo hombre" debería de ser de que el hombre o mujer que Ud. ayude escriba esta misma cosa acerca de Ud. Ese debería de ser el clamor de su corazón porque estará complaciendo al Señor cuando haga lo que El le ha pedido (lo cual en este caso sería levantar las manos de otro). No obstante, si no está complaciendo al que Ud. está ayudando, solo se está engañando así mismo si piensa que está complaciendo al Señor. La persona cuyas manos Ud. debe de estar levantando debería de poder decir a la gente que no tiene a nadie más como Ud.; o como dice una traducción: "No tengo a nadie más con un espíritu afín."

Con mi comisión para apoyar también viene una gran responsabilidad. Como "segundo hombre" ya no puede pensar que lo que hace solo le afecta a Ud. El líder no puede hacerlo por sí mismo, y Dios lo ha colocado justo donde está por una razón. ¡Nunca lo olvide!

Como "segundo hombre" me he fijado en mi líder. He hecho que mi trabajo sea saber como fluye él, como trabaja. Sus intereses son mis intereses, pues, ¿de qué otra manera podré ser afín a su espíritu? Es mi trabajo, y no debo nunca de olvidar eso.

Sea Fiel

"Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias." (1 Corintios 4:17)

Pablo confiaba en Timoteo. El lo podía enviar a hacer las cosas que él no podía hacer. Pablo podía confiar en Timoteo para hacer el trabajo. Ud. puede tener el mismo parecer que su líder, pero no es suficiente. Ud. debe de ser fiel.

Mi definición de fidelidad es simple: "Es el esfuerzo que uno pone para lograr lo que Dios ha dado a hacer en el momento presente." Para poder tener éxito como "segundo hombre" Ud. debe de probarse fiel.

Si fidelidad es el esfuerzo que yo pongo para lograr lo que Dios me ha dado que haga en el momento presente, entonces no debemos permitirnos hacer las cosas mecanicamente. Cuando hace las cosas mecanicamente, Ud. no está siendo fiel, no importa cuanto trate de convencerse a sí mismo de lo contrario. Segundo, Ud. no puede medir su fidelidad basado en lo que hizo el año pasado. Es el presente el que cuenta. ¿Qué está haciendo hoy? ¿y cómo está haciendo su trabajo? Debemos de servir al Señor con todo nuestro corazón; recuerde que no puede ser fiel a menos que así lo haga.

La fidelidad tampoco está basada en cual es su llamado. Su esfuerzo en lograr ese llamado es el factor determinante. Si su corazón no está conectado, no importa cual sea el llamado o el trabajo, Ud. no está siendo fiel. Puede venir a la iglesia, abrir la puerta a tiempo, saludar a la gente y todavía no tener su corazón envuelto. Yo he estado antes en grupos de diáconos que se salían al estacionamiento cuando la predicación comenzaba. Lo mismo se aplica al ministro. Es posible salir de su oficina y solo hablar. Ni hacer el trabajo ni tener un llamado de Dios sobre su vida lo hace fiel.

Solo hágalo

Mi filosofía en la vida es muy simple. Encuentre lo que Dios quiere que haga y entonces simplemente hágalo. Si Ud. hace con todo su corazón lo que El le ha dado, Ud. caminará en paz con Dios. Es muy simple. Cuando sea fiel en hacer lo que El le ha dado, Ud. caminará en la provisión de Dios. Tendrá el gozo del Señor, y será su fortaleza.

No espere por el tiempo o el lugar correcto. Si el Señor le ha dado algo que hacer para El, solo hágalo. Tome un paso a la vez; solo debe de preocuparse con lo que le ha dado en el presente.

Ayudando a Llevar a Cabo la Comisión

Ya dije que como "segundo hombre" es mi trabajo ayudar al "primer hombre" llevar a cabo la comisión que Dios le ha dado a él. Cuando Ud. levanta las manos de su líder, está ayudando a llevar a cabo la comisión, pero la manera en la cual levante sus manos también afectará como logra esa comisión. Su grado de éxito dependerá en que tan bien está haciendo Ud. su trabajo. Si está arrastrando sus pies, afectará las vidas de muchas personas (no nada más la suya).

 

El Ministerio Diario

Veamos el libro de Exodo capítulo diecisiete. Este capítulo es un resumen del ministerio diario. El verso uno nos dice que la gente no tenía agua que tomar. Esa era la situación. Los líderes se enfrentan a situaciones en la vida, y esta es una de las que Moisés tuvo que enfrentar,

La respuesta de la gente al problema inmediato fue quejarse y murmurar en contra de Moisés (v. 2-3). Los líderes también tendrán que enfrentar las respuestas negativas de la gente. Aun así, todo líder todavía tiene una decisión que tomar en cuanto a como va a manejar la situación presente. Moisés hizo una cosa buena: Clamó al Señor. Líderes, ¡esto es lo que debemos hacer! Debemos clamar a Dios. No trate de resolverlo con su cabeza. Se confundirá (así como la gente que solo vio la situación inmediata). Tampoco se pregunte como la manejo la última vez (Moisés cometió ese error más tarde, y lo mantuvo fuera de la Tierra Prometida).

Moisés clamó, y el Señor fue fiel en darle la respuesta. Cuando Ud. clame a Dios, El le responderá. El Señor siempre le dará direcciones a sus líderes. ¿Qué pensaría si el general de un ejército no le da respuestas a su liderazgo cuando vienen a él con sus problemas? ¡Nuestro general siempre responde!

¡Moisés obedeció! Tal como dije antes: Mi filosofía es muy sencilla. Moisés encontró lo que Dios quería que hiciera, y lo hizo. Líderes, no sean culpables de oír de Dios y después no seguir sus direcciones.

Ud. podrá creer que ya que Moisés siguió la dirección del Señor para obtener agua entonces de ahí en adelante todo fue color rosa; ¿correcto? ¡No! Una vez más, el capítulo diecisiete es un resumen del ministerio diario. Ud. no se puede sentar a descansar y gozar su éxito. Recuerde que ya he dicho que la fidelidad no descansa en lo que hizo el año pasado, ni tampoco el éxito. Habrá obstáculos en el camino.

Después de que Moisés recibió la respuesta de Dios y obedeció, el problema fue resuelto. Aun así, el próximo verso en el capítulo diecisiete nos dice que enseguida surgió otro problema: "Entonces vino Amalec Y peleó contra Israel en Refidím." (v. 8). ¡Se presentó el enemigo! Aun cuando Ud. esté en medio de la voluntad de Dios, haciendo lo que Dios le dijo que hiciera, todavía va a haber obstáculos. Los enemigos todavía van a venir. Muchos líderes hubieran renunciado si hubieran estado en la posición de Moisés. Casi los puede oír diciendo: No puedo hacer esto. Hice lo que Dios dijo, y todavía hay problemas. Los bebés Cristianos seguido caen en la trampa de pensar que una vez que creen en Jesús, nunca tendrán otro problema. Así no es esto, y Ud. lo sabe. Así que, líderes, sólo porque hay situaciones, problemas y obstáculos en su camino, ¡no eche las cosas a perder! Continúe haciendo las cosas que el Señor le dijo que hiciera.

Una vez más, Moisés tuvo que tomar algunas decisiones. La gente lo estaba mirando para que los guiara. El era el que tenía que dar dirección a la gente. Como líder, debe siempre acordarse de que Ud. es responsable por la gente. Van a esperar que Ud. los guíe en las situaciones difíciles. En el verso nueve Moisés le dice a Josué: "Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano."

Vivimos en Liberia por tres años. Al principio de 1990, comenzó una guerra civil que devastó la nación. El Señor nos dijo que nos quedáramos a pesar de que la embajada de los EUA había dicho a todos que se fueran. El Señor nos dijo que nos quedáramos hasta la graduación. Nos quedamos cuando se nos dijo. Hicimos lo que el Espíritu Santo dijo.

Cada uno de nosotros oramos independientemente. El hno. Russ nos dijo: Uds. hagan lo que Dios les dice que hagan. El me está diciendo que me quede, pero uds. deben de hacer lo que El les dice que hagan. Todos oramos al respecto y tuvimos paz en quedarnos. Tuvimos la graduación y salimos, cuando se nos dijo. Hubo unas pocas complicaciones, pero obedecimos a Dios y regresamos a los EU.

Russ Tatro era el líder del ministerio. La presión estaba en él. Cada uno de nosotros que estábamos trabajando con él esperábamos en él para guianza.

Los que sean "segundo hombre" óiganme bien, luché con eso por todo un mes. Estaba orando: ¿Señor, que voy a hacer? ¿Cómo voy a regresar? Entonces me di cuenta que sólo tenía que regresar a lo que Dios me había dicho originalmente: "levantarle las manos" a Russ. Tal como los hijos de Israel esperaban en Moisés para dirección, nuestro equipo entero esperaba en el hno. Russ, esperando que él oyera de Dios (El hno. Russ tenía una buena trayectoria, y es por eso que podíamos seguirlo). Teníamos confianza en que nuestro líder podía oír de Dios.

Dios le dio al hno. Russ la responsabilidad de dirigir el trabajo en Africa del Oeste. Mi trabajo era el de venir al lado de él. Aun después de que salimos de Monrovia, Liberia, a salvo, aún había preguntas que contestarse. No pudimos regresar allá debido a la guerra; a nadie se le estaba permitido entrar al país. Así que, una vez más comenzamos a esperar en el hno. Russ para dirección. En el 1ro de agosto de 1990, el Señor le hablo al hno. Russ, diciéndole: "Freetown, Sierra Leona." ¿Adivine a dónde nos cambiamos como familia? Ni siquiera oré al respecto esa vez. Eso les sorprenderá a algunos de Uds., pero es verdad. Dios nunca me dijo que fuera a Africa; El me dijo que le "levantara las manos" al hno. Russ. No se necesita un genio para darse cuenta que yo no podía hacer eso desde los EUA. El hno. Russ se fue en agosto, y yo le seguí con mi familia en septiembre.

Josué ocupaba el mismo tipo de posición que yo. El era un "segundo hombre" para Moisés. ¿Acaso ve a Josué ir a orar para ver si sí va a pelear contra Amalec o no? La escritura nos dice la respuesta de Josué: "E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando contra Amalec..." Clara y simplemente, Josué obedeció. Moisés había hecho su parte en obtener el plan de Dios, y Josué cumplió la suya al ir y pelear.

Otros dos "segundo hombres" también fueron usados en la batalla contra Amalec, y mucho puede ser aprendido de su experiencia. El final del verso diez dice: "Y Moisés y Aarón y Hur subieron a la cumbre del collado." Moisés no fue solo; él necesitaba ayuda para poder llevar a cabo el trabajo.

"Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada." (Exodo 17:11-13)

Las manos de Moisés se empezaron a cansar; no podía hacer lo que Dios le había dicho. Las manos de los líderes se cansan. Aarón y Hur le dieron a Moisés una piedra para sentarse, y entonces sostuvieron sus manos para que el ejército de Israel prevaleciera en su batalla contra Amalec. ¿Por qué estaban, inclusive, en el collado con Moisés? ¿Ud. piensa que votaron al respecto o que tuvieron una reunión de ideas? No, no pienso que lo hayan hecho. Su lugar era el de ayudar a Moisés. Lo siguieron y levantaron sus manos cuando se cansaron. Cuando ellos levantaron sus manos, la visión se había llevado a cabo; la victoria vino.

Se podrá preguntar por qué Moisés no le dio la vara de Dios a uno de ellos para que la sostuviera hasta que el recuperara sus fuerzas. Moisés era el líder; Aarón y Hur eran su apoyo. De hecho, yo creo que ellos le levantaron las manos en la manera que él las quería levantadas. Inclusive creo que él pidió la piedra: Traigan esa piedra y levanten mis manos. Dejen sentarme y descansar un rato. El era el líder. El era lo suficientemente listo para ver lo que sí estaba y lo que no estaba trabajando. Tengo esto en mi corazón. Creo firmemente que fue Moisés el que dio las direcciones en la cumbre del collado.

Así que, "segundo hombre", permite que tu líder te dirija. Aarón y Hur pudieron haber dicho: Un momento. Yo no quiero traerle una piedra. Sólo siéntate en el piso, Moisés. Traigamos un lazo, lo lanzamos sobre la rama de ese árbol y lo jalamos; así tus manos serán levantadas, y será más fácil. Si hubieran hecho eso, las manos de Moisés se hubieran levantado, ¿correcto? Se hubieran levantado, pero no en la manera que Moisés quería. Seria capaz de hasta decir que no hubieran tenido los mismos resultados tampoco.

El Hno. Russ tiene manos que necesitan ser levantadas también. Como todo líder, le gusta que se las levanten en cierta manera. Y, ¿Sabe qué? Es mi responsabilidad fluir con él. No tengo el derecho de decirle como creo que debería de hacerse. El, al contrario, tiene el derecho de decirme exactamente como ayudarlo. El es responsable por hacer lo que Dios le dijo que hiciera; y yo soy responsable por seguir su dirección porque, de nuevo, el Señor me dijo que yo debería de "levantarle las manos" al hno. Russ. Ud. pensará que es tonto, pero, lo que él dice, así se hace. Si a él le gusta rojo, a mí me gusta rojo. Aunque me guste el color azul, podría afectar el levantarle sus manos; así que va a ser rojo. Tampoco va a haber ningún pleito en cuanto eso. Si Ud. está en la posición secundaria y no puede manejarlo así, eventualmente va a tener que cambiar o renunciar.

El ver las manos del hno. Russ, me recuerda lo que Dios me dijo que hiciera. Así como el Señor le mostró a Abraham las estrellas para recordarle su promesa, yo tengo las manos del hno. Russ para recordarme mi llamado en la vida. Dios me dio algo para ver. Lo he hecho cientos, si no, miles de veces. Encuentre algo que le recuerde su llamado. Nunca se le olvide recordar en donde lo ha puesto Dios.

¿Quién es el Capitán del Barco?

El líder debe de ser el capitán del barco. El Hno. Russ es el capitán del ministerio "Living Word Missions". ¿De quién es barco? Recuerde que es del Señor. Cuando Dios dijo: "Levántale las manos al Hno. Russ", yo supe en ese instante que yo no era el capitán. El capitán tiene el derecho y privilegio de conducir el barco como él crea conveniente. Si quiere navegar cerca de aquel banco, bien. Si quiere regresar al centro, bien. Es su derecho me gusten o no sus decisiones. Podré no estar de acuerdo, pero eso no importa. Hablamos y tenemos consejería juntos; somos amigos. Sin embargo, después de haber hablado y orado, la decisión final es de él; y yo no hago pucheros por un mes si él decide hacer algo que no va con mi opinión.

Yo fluyo con sus necesidades, lo que le gusta y lo que no le gusta. Una vez, usé una camisa elegante en la escuela bíblica. Me gustaba, de hecho, todavía me gusta; pero la regalé. ¿Por qué? Porque no le gustó al hno. Russ, y me dio una indirecta. El no sentía que era apropiada para la escuela bíblica. Nunca la usé de nuevo. Era algo pequeño pero si eso es lo que se necesita para fluir con él, lo hago.

El Segundo Hombre También Necesita Ayuda

Así como he levantado las manos del hno. Russ, el Señor me ha bendecido con gente que levanten las mías. El Señor puso a dos hombres en mi vida en Africa del Oeste que levantaron mis manos. Dios les habló a ellos, muy parecido a como Dios me hablo a mí acerca de Russ. Ellos debían de ser mi Aarón y mi Hur.

Dos semanas antes de vinieran a mí, el Señor me había dado un mapa de mis responsabilidades. Había puesto los nombres de estas dos personas en el diagrama sin saber la razón por qué. Puse el diagrama a un lado, y dos semanas más tarde fue revelado. Uno levantó mi mano administrativa (el papeleo) mientras que el otro levantó mi mano de operaciones (el trabajo sucio). Dios me dio la sabiduría para dividir las áreas de responsabilidad; el Señor habló a los dos hombres, y ellos vinieron.

El hombre administrativo levantó mi mano. No obstante, por alguna razón, el hombre de operaciones no. Eso no lo hace una mala persona, pero me gustaría usar lo que pasó como ejemplo. Al no hacer su trabajo, él afectó a la gente debajo de él. Teníamos cientos de voluntarios que hacían todo desde arreglar hasta limpiar, y todavía más. Este hombre los supervisaba, pero solo lo hacía mecanicamente. Confío que ninguno de Uds. lo hacen así, pero si sí, paren de hacerlo. Su corazón no estaba en su trabajo. Se había sentado en su interior. Al espectador casual le hubiera parecido que todo estaba bien, pero no estaba haciendo las cosas como yo las necesitaba que se hicieran.

Cada persona tiene su propia personalidad. Yo trato de imitar la del hno. Russ, y yo necesito que haga lo mismo conmigo. En una ocasión teníamos cientos de bosquejos que necesitaban ser enviados de Freetown a Monrovia, Liberia. El centro de entrenamiento bíblico dependía de nosotros en Freetown para proveer sus bosquejos para enseñar. Después de que los bosquejos habían sido mimeografiados, perforados y engrapados, necesitábamos mandarlos en cierta aerolínea en un día específico. Este caballero que me ayudaba en las operaciones estaba a cargo. Yo quería indagar acerca del progreso del envío, hice preguntas acerca de la cantidad, los títulos, el vuelo, etc. Después de todos los meses de preparación, nuestro Director en Liberia se comunicó por radio para decir que le faltaban varios bosquejos de varios títulos diferentes. ¿Que sucedió? El falló en levantarme mis manos en la manera que yo lo necesitaba. Es verdad que todos cometemos errores, pero este era un problema continuo.

Este joven no era malo, pero llegó al punto de que ya no era el hombre correcto para el trabajo. El estaba bajando mis manos y eso estaba haciendo que yo no pudiera levantar las manos del Hno. Russ como debería. Yo creo que estar allí, ayudándome, había sido el plan y el propósito de Dios para él. Aun así, si él no pudo o no quiso fluir conmigo, tuve que "ascenderlo" a su propio barco. Después el Señor proveyó otro hombre para tomar su lugar. La nueva persona encajó perfectamente en la posición e hizo un trabajo fantástico. Si se le da el trabajo de levantarle las manos de alguien, Ud. necesita estar siguiendo las instrucciones y deseos del líder. Ud. no puede hacer las cosas a su manera y con sus reglas y esperar estar en ese trabajo por mucho tiempo.

Unas Cuantas Palabras Finales

Como "segundo hombre", su capitán le podrá dar varias cabinas. Entonces Ud. tiene la opción y la responsabilidad de tomar decisiones concernientes a esas cabinas. Puede hacer lo que quiera a menos que él venga y le comunique sus deseos acerca de una área en particular. En cuanto a mí, el Hno. Russ me da mucha libertad. El me ha delegado varias cosas y me permite hacer lo que yo quiera. Sin embargo, debo recordar que él puede venir y pedir que algo se haga en otra manera si él lo desea (puesto que él es el capitán).

Mi actitud hacia el Hno. Russ es una de respeto no de señorío o adoración. El está haciendo lo que Dios le ha llamado a hacer, y yo tengo el privilegio de poder ayudarlo a llevar a cabo ese llamado. Siempre debo preguntarme como mis acciones afectan sus manos. Mi comisión del Señor fue "levantar sus manos". Además, si la gente que está más cerca de mí no está haciendo su trabajo, eventualmente afectará la visión. Un "segundo hombre" debe mantener la actitud del corazón correcta. Debe de haber una conección del corazón a la visión; si no la hay, Ud. no será efectivo. Si no se puede conectar, consiga su propio barco que conducir.

Alguien podrá decir que no es muy importante. Pero debe de entender que no estamos hablando de General Motors o de IBM. No estamos tratando con automóviles o computadoras; están en juego las vidas de personas que sufren. El Segundo hombre debe tomar su llamado seriamente. Si Ud. no está haciendo su trabajo, si la visión no se está llevando a cabo porque el trabajo no está siendo terminado o está siendo hecho al ahí se va, yo creo que vamos a tener que dar cuentas al Señor. Una posición demanda responsabilidad. Haga todo lo que sepa hacer para mantener la visión avanzando; como "segundo hombre" ese es su llamado. ¡Levante las manos de su líder!

POSDATA: EL PAPEL DEL SEGUNDO HOMBRE

por Russ Tatro

Confío que haya entendido lo que el Hno. David estaba diciendo en el capítulo anterior. Como puede ver, hemos enseñado sumisión y autoridad por tanto tiempo que hay la posibilidad de que se vuelva solo algo emocional o externo. La mentalidad de "Siéntate; cállate; madura" no es de Dios. El no trabaja así. Yo no le digo a mis hijos que "se sienten; se callen; que maduren". Yo amo a mis hijos, y ellos se someten a mi liderazgo por amor (no por condenación o culpabilidad). ¡¿No es esa la manera que debería de ser?!

No enseñoree su posición o autoridad sobre otros. No los fuerce a someterse a su liderazgo. No trate de controlar sus vidas. Si Ud. como el líder avanza en las cosas de Dios, ellos le seguirán. Cuando vean una actitud humilde en su líder, ellos (el "segundo hombre") querrán hacer exactamente lo que el hno. David estaba diciendo. Si ellos saben que Ud. se ve como alguien que está trabajando con ellos, no enseñoreandose sobre ellos, se logrará muchísimo más. Se edificará una confianza.

Cuando un líder ha desarrollado esa confianza, no tendrá que estar preocupado por que le claven un cuchillo espiritual en la espalda. Un capitán no puede hacer su trabajo apropiadamente si siempre está preocupado con la posibilidad de un motín entre sus oficiales. Le puedo contar historias de muchos pastores que han salido del país en un viaje misionero, y que al regresar se encuentran que la mitad de la iglesia se fue. De hecho, la mayoría de las divisiones en las iglesias son causadas por un Copastor. Esos copastores no estaban conectados en su corazón; ellos no compartían la visión del líder. Por cualquier razón, ellos comenzaron a seguir sus propios intereses.

 

El enfoque principal siempre debe de ser la visión que Dios ha dado. El "segundo hombre" que pone sus ojos en su líder tendrá problemas. Cuando el "segundo hombre" está conectado a la visión de Dios, él podrá someterse y trabajar con su líder inmediato. No obstante, éste debe expresar estos principios a aquellos que trabajan bajo él. Aquellos que aman al Señor y se conecten con la visión avanzarán con Dios; entonces la obra continuará creciendo y desarrollándose.

La Importancia de Este Mensaje

Hemos oído que se le ha enseñado al ministerio de ayudas viendo desde afuera, pero el Hno. David trae una perspectiva única. El está dentro, mirando afuera. Escuche su corazón. Reciba lo que está diciendo. Tristemente, hoy día, muchos no entienden este lado del ministerio de ayudas. Lo podemos ver en el alto porcentaje de fracasos que hay en muchas iglesias y organizaciones.

Si Ud. ajusta su manera de pensar y sigue lo que se ha dicho, verá un cambio para bien. Los ministros no deberían caminar con el temor de un sabotaje interno. Simplemente no debería de ser así. Tampoco aquellos en el ministerio de ayudas deberían de sentirse como si estuvieran siendo usados. Cuando recibamos el corazón, el espíritu y la actitud de lo que se ha dicho, no perderemos tantas personas ni tendremos tantos naufragios.

 

EPÍLOGO

Un líder es uno que motiva, inspira, desafía, anima, entrena y equipa a la gente para llevar a cabo la voluntad y el plan perfecto de Dios para sus vidas.

I. Ud. se vuelve un líder efectivo al convertirse primero en un siervo. Ud. debe de tener la actitud de servir si quiere tener éxito. Esto no es una opción.

II. Para ser un líder efectivo Ud. debe tener una visión, la visión de Dios para Ud. Si no sabe a donde va, no puede llevar a la gente junto con Ud.

III. Hay tres atributos que harán que tenga éxito como líder: Fuerza, valor y obediencia. Sin éllos Ud. no logrará lo que Dios tiene para Ud. como líder.

IV. Para tener éxito como líder Ud. se debe de dar cuenta que hay algunos pasos prácticos que debe tomar. Aprenda de aquéllos que han pasado por lo mismo antes que Ud. La Historia es la mejor maestra, pero seguido es ignorada o aun olvidada. Aprenda tanto de los éxitos como de los fracasos de los otros.

V. Para se un líder efectivo va a necesitar a aquéllos que lo apoyen. Ud. debe de saber que buscar en aquéllos que van a venir y ayudarle en el ministerio. ¡Escoja con sabiduría!